Consumo consciente y responsable, una práctica educativa transformadora

 Hablar de consumo en ámbitos educativos o pedagógicos suele ser un problema, entre otras cosas, porque implica que las personas adultas hagamos un ejercicio de observancia y coherencia con nosotras mismas y con nuestro entorno. Además de ello, se torna un ejercicio complejo porque en él se dan cita múltiples intereses y relaciones, interviniendo factores culturales, económicos y sociales, que nos impiden explicarlos con facilidad.

 El consumo es uno de los brazos más potentes de nuestro sistema y de nuestra sociedad. Es una de las acciones que generan mayor desigualdad y mayor impacto ambiental. Consumir es poner en marcha la maquinaria pesada del sistema neoliberal y capitalista al servicio de unas pocas personas. No podemos dejar de consumir porque dejaríamos de vivir y participar en y de la sociedad, pero si podemos de manera individual y colectiva, consumir menos y consumir mejor haciendo un repaso de nuestras necesidades y preguntándonos en qué condiciones ha sido fabricado o producido eso que entre manos. 
“Vamos a tener que aprender a vivir bien con menos porque en las ultimas décadas, la idea de que el crecimiento económico era condición indispensable para el bienestar ha calado en lo mas profundo de las personas; progresas o estas mejor cuantas mas cosas consumas. Es algo que está metido en el ADN del tejido social” Yayo Herrero

Podremos tener muchas y muy buenas ideas educativas aplicables a la chavalería, pero mientras no entendamos que el consumo nos consume, que no podemos crecer más en cuestiones materiales y que somos ejemplo y agentes de cambio, podremos tener muchas y muy buenas ideas educativas, pero no estaremos educando para transformar, sino para reproducir los patrones que hoy en día nos han llevado a la crisis financiera, económica, ambiental y social.  
Si quieres inspirarte en cómo trabajar este tema del consumo, te invitamos a que pinches aquí y leas la separata que Setem Hego Haizea ha preparado para el número 290.