DEFENDER LA ALEGRÍA, ORGANIZAR LA RABIA: en honor a kukutza

El artículo que tenéis a continucaión es una entrevista a una de la militantes del Movimiento Okupa de Madrid. Desgrana las principales bases sobre las que se sustenta esta acción transformadora. Lo cierto es que llevaba algunos días en nuestro cajón de sastre con el fin de ser publicado y no encontraba el momento. Pues ahora es el momento, cuando Kukutza ha sido desalojado de manera brutal y sin vergüenza, Goitibera decide rendir su pequeño homenaje: DEFENDER LA ALEGRÍA, ORGANIZAR LA RABIA.

El movimiento okupa lleva algunas décadas considerado como una realidad tabú e incluso particular. Nadie se plantea que la okupación corresponde a una alternativa y mucho menos a un compromiso, una militancia o una acción transformadora. Pese a todo y dejando de lado la forma en la que se quiera “juzgar” lo cierto es que va avanzando en organización y en discurso político de forma arrolladora sobre todo en Madrid, donde el Movimiento Okupa es todo un símbolo y una pieza clave de los movimientos sociales y acciones alternativas. Para desgranar cierto aspectos hablamos a título personal con Sara López, una de las integrantes de dicho movimiento.

¿Crees que el movimiento okupa constituye una alternativa y actúa
como una acción transformadora?

El movimiento de okupaciones trabaja en dos frentes: las okupaciones de viviendas y las okupaciones de centros sociales. En el primero de los casos, efectivamente, se intenta plantear la okupación como una alternativa a la vivienda alquilada o en propiedad, desde un doble argumentario. Los altos niveles de precarización a los que se enfrentan importantes sectores de la población, que impiden seriamente el acceso a uno de los derechos recogidos en la constitución (art. 47), que es el de la vivienda digna; por otro, la denuncia de los procesos especulativos, en los que se sustenta una parte importante del PIB, que hacen que sólo en la comunidad de Madrid haya más de 300.000 viviendas vacías. En ese sentido, sí que se plantea la okupación como “alternativa” a situaciones generalizadas en las que es imposible pagar un alquiler, con casi 5 millones de parados y precios crecientes.

En lo que respecta a los centros sociales se busca no sólo profundizar en la denuncia anti-especulativa, por la que se busca generar de manera intencionada declaraciones de ruina en grandes edificios que así se revalorizan para poder ser sacados a mercado con precios más altos. A la vez, se reivindican esferas públicas -espacios para el debate político, pero también para el ocio, que no estén mercantilizadas, en las que no haya que pagar entrada o consumir para poder estar, en una crítica clara a la privatización progresiva de los espacios públicos.

Entiendo que ambas vertientes plantean alternativas a formas de entender no sólo formas de vida, sino también gestiones colectivas de los lugares de encuentro, regidos por lógicas de mercado que generan exclusiones. Suponen, además, prácticas cotidianas de autogestión y de horizontalidad, no sólo en lo que respecta a su consecución (“los derechos se toman, no se piden”) sino también a su mantenimiento y reproducción (gestión asamblearia, sin filtros de acceso, sin verticalidades en la toma de decisiones…), lo que necesariamente tiene un impacto transformador en la vida de la gente que participa de ellos.

¿Cual es a tu modo de ver el posicionamiento político actual del movimiento? o cual debe ser? ¿Qué importancia tiene ese posicionamiento político en el movimiento?

Entiendo que los dos grandes ejes del posicionamiento político del movimiento (apartidista), que escapan necesariamente a las lógicas convencionales son:

-La desobediencia civil: en el conflicto entre legalidad y legitimidad, se opta por la segunda, autoconfiriéndonos el derecho a desobedecer leyes injustas. Es una idea que tiene un largo recorrido histórico pues la propugnaron Gandhi, pero también Thoureau y Luther King. Está en la base del movimiento pro-derechos civiles norteamericano, con la primera Rosa Parks que se niega a cederle su asiento a un blanco en un autobús en
1955; en las autoinculpaciones colectivas del movimiento feminista en las campañas por el derecho a decidir y la autogestión de la maternidad; en las campañas del movimiento objeción de conciencia contra el servicio militar obligatorio… está en la base, además, de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que proscribe la obediencia debida ante vulneraciones de derechos fundamentales.

-La acción directa: la actuación sin mediaciones, tomar y no pedir, orientado a poner sobre la mesa la crisis del sistema de legitimidad que construyen las instituciones que se dicen públicas, pero que no garantizan derechos fundamentales.

Esas se pueden decir que son las dos grandes líneas que definen el planteamiento político del movimiento.


– Okupar hoy…

Es una demostración cotidiana de derechos. A la vivienda, a la participación política, a la libertad de expresión, a la reunión… Los tres últimos, como derechos fundamentales que son están especialmente protegidos en el ordenamiento jurídico, y no se hacen efectivos por la vía ejecutiva. La okupación los pone sobre la mesa, negro sobre blanco,
de manera incontestable. Honestamente, creo que además implica un cierto grado de valentía: la última reforma del código penal establece hasta dos años de cárcel para las
penas por delitos de usurpación…

Y es además una apuesta cotidiana por la decisión de tomar las riendas de la propia vida. Por el desafío que implica, por los riesgos que se asumen, por la alta dosis de inteligencia colectiva que requiere, por la dinámica colaborativa que exige… No en vano, otro de los lemas estrella del movimiento dice: “Defender la alegría, organizar la rabia…”

¿Qué es entonces para tí la transformación y la militancia?

Empiezo por el final. La militancia es una toma de posición, que vertebra el esquema vital, es una concepción del mundo, un modus vivendi. El primer gran aprendizaje de la militancia presupone un golpe en la lógica sistémica; dedicar tiempo a actividades que redundan en dinámicas colectivas, escapando a la lógica de mercado que estipula un precio por hora de trabajo. Supone entender la vida como algo que tiene dimensión colectiva, que requiere de los otros para poder funcionar (el viejo lema del movimiento de okupación: “solx no puedes, con amigxs sí”), como esfuerzo que no redundará en beneficios particulares, que no devolverá fama ni reconocimiento, sino bienes comunes (“omnia sunt communia”, que decía Müntzer), que supone la redefinición de plazos y de tiempos (“vamos lentxs porque vamos lejos”) y, por ende, un mayor énfasis en el proceso que en los resultados, alejándonos de la lógica de la eficacia para entrar en lógicas inclusivas, que anticipa lógicas cooperativas a competitivas (“muchas cabezas piensan más que una”)…

Todo eso supone, necesariamente, procesos de Transformación profundos en la vida de la gente. Como decía el Che: “cuando lo excepcional se vuelve cotidiano, comienza la revolución”.

¿Qué lugar ocupa la Autogestión y la colectividad en los centros sociales?

Es la base metodológica del movimiento, más allá de las diferencias ideológicas de sus integrantes. No se concibe una experiencia organizativa que no contemple la horizontalidad como modus operandi, lo que a su vez exige un proceso de aprendizaje interno extraordinariamente intenso: la asamblea es el órgano deliberativo y decisorio por excelencia; las decisiones se toman por consenso y no por mayoría (lo que obliga a debatir hasta la saciedad y a aproximar posturas), las minorías no pueden ser discriminadas. Se sustenta también en el principio de autonomía (cada asamblea es soberana para su toma de decisiones) y en el de confianza (lo que implica saber delegar y desafiar
la lógica individualista en la que hemos crecido). Como decía antes, el proceso y el aprendizaje que supone el tener que flexibilizar, el aprender a escuchar y saber convencer tiene más importancia que los resultados, porque lo importante es llegar juntxs antes que llegar… En términos personales, supone un cambio importante en la manera de ver el mundo; dejar de pensar en una misma y empezar a pensar para todxs es un aprendizaje impagable…

Sara López
Integrante del movimiento Okupa en Madrid

“Educación para una ciudadanía global”

Los días 19 y 20 de septiembre se celebrarán en Arrupe Etxea de Bilbao las jornadas “Educación para una ciudadanía global” . Las jornadas, organizadas por ALBOAN, la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo, CEAR, Círculo Solidario Euskadi, Coordinadora de ONGD Euskadi, Elkarhezitzen y Hegoa , tienen como objetivo generar un espacio de encuentro y diálogo entre las organizaciones no gubernamentales e instituciones públicas que trabajan por la educación para la ciudadanía global.

Irailaren 19an eta 20an, Bilboko Arrupe Etxea n, “Hiritartasun globalerako hezkuntza” jardunaldiak egingo dira . ALBOANek, Garapenerako Lankidetzaren Euskal Agentziak, CEARek, Euskadiko Elkarbideak, Elkarhezitzenek, Euskadiko GGKEen Koordinakundea eta Hegoa k antolatzen dituzte, eta hiritartasun globalerako hezkuntzan lanean diharduten erakunde publikoentzat eta gobernuz kanpoko erakundeentzat bilgune eta elkarrizketa-gune bat sortzea da haien helburua.

ENTREVISTA A ERNEST CAÑADA, Coordinador de ALBA SUD

ROMPIENDO MITOS SOBRE EL TURISMO Y LOS PAÍSES DEL SUR

“Pasolini decía que, en realidad, la burguesía no era una clase social, sino una enfermedad. Y yo añado: además contagiosa”

Sobre el turismo existen contradicciones y verdades a medias extendidas a lo largo y ancho de nuestro planeta. Una de las grandes mentiras vertidas y asumidas por la población es que el turismo crea riqueza y es una acción positiva tanto para quien la realiza como para el país que acoge. Sobre esto último se ha escrito y debatido mucho en los últimos tiempos, foros e informes dan una visión nada BUENA para el turismo de masas. Desde Goitibera hemos querido saber qué ocurre realmente en esos países que RECOGEN el turismo convencional, cómo lo viven realmente y qué piensan, por ello hablamos con Ernest Cañada sobre los impactos y los conflictos del turismo en Centroamérica.

Ernest Cañada es un apasionado investigador, educador y comunicador social que especializado en el turismo sostenible y el desarrollo rural, nos responde desde Managua (Nicaragua) donde lleva 6 años trabajando para ALBA SUD, plataforma asociativa para la investigación y la comunicación social “la idea es fortalecer organizaciones sociales, la capacidad de análisis y el pensamiento crítico”

Este catalán es considerado una de las personas más activas y controvertidas que actualmente, y a nivel internacional, hablan del turismo y sus consecuencias. Con gran influencia, conoce los entresijos de los impactos en poblaciones de America Latina, su discurso radical le acompaña y es uno de los referentes a nivel mundial. En su mochila lleva una gran experiencia vinculada a las ONGS y la militancia social. El tiempo que fue monitor de Tiempo Libre le valió como aprendizaje sobre la organización social “Difícilmente estaría haciendo las cosas que hago ahora sin haber tenido esa experiencia” comenta.

¿Cómo resumiría lo que significa para usted el turismo clásico o de masas?

El turismo de masas es básicamente un producto del Estado del Bienestar. Sin él es difícil entender la enorme ampliación de la actividad turística. Y lo cierto es que la gente, la mayoría de trabajadores y trabajadoras tienen absoluto derecho al descanso y al ocio. Pero el problema enfrenta múltiples problemas: qué tan concentrados o distribuidos son los beneficios que genera la actividad; qué tipo de desplazamiento implican, tomando en cuenta que la aviación es uno de los principales factores que contribuyen al cambio climático; etc. Pero en realidad, me preocupa mucho más este nuevo modelo de turismo residencial que se ha ido imponiendo en los últimos años, que en realidad, conlleva muchos más problemas que el turismo de masas tradicional. Y sobretodo ha sido un gran fracaso, un desastre social, económico, ambiental, político y cultural.

¿Por qué los países empobrecidos son los principales receptores de turismo? ¿una casualidad?

A medida que la industria turística ha ido turistizando determinados territorios, construyendo un entorno de cemento, estos destinos se han degradan y empiezan a perder valor. Por otra parte, cuando las administraciones públicas han incrementado el control sobre la actividad, o los sindicatos vigilan los derechos laborales, o las organizaciones vecinales o ecologistas presionan ante ilegalidades o abusos cometidos, se reducen las posibilidades de acumulación, de obtener beneficios, por parte de las grandes empresas del sector. Esto las empuja a conquistar nuevos territorios turísticos. Los países empobrecidos van entrando progresivamente en esta dinámica, buscando condiciones favorables para estas empresas: territorios menos conocidos que permiten una imagen exótica, mano de obra barata, políticas favorales por parte de los respectivas empresas,…

Una periodista dominicana en un estudio expone cómo las zonas dónde más turismo existe en su país son las más pobres ¿cómo es posible?

Esta afirmación sale de un trabajo de investigación del PNUD en que se muestra la aparente paradoja de que las provincias con mayor desarrollo turístico son las que tienen los índices de desarrollo humano más bajos. La especialización turística ha comportado un montón de problemas: abandono de otras actividades, migraciones de trabajadores indocumentados para los que no se han previsto infraestructura ni servicios, privatización de las playas, impactos ambientales, difícil inserción de las poblaciones locales en la nueva actividad generada, repatriación de la mayoría de beneficios a las cuentas de estas grandes empresas transnacionales que dominan el sector turístico; crecimiento de la corrupción, etc.

Sobre el tándem turismo y colonización que muchos autores y autoras sostienen ¿qué opina?

El turismo en manos de las grandes empresas transnacionales (cadenas hoteleras, compañías aéreas, tour-operadoras, empresas inmobiliarias, etc.) acaba generando una nueva forma de colonización, poniendo a su servicio los territorios, los recursos naturales, los gobiernos y la gente.

¿Es cierta la afirmación “turismo genera riqueza”?

Depende. Aquí hay un primer problema de definición de qué entendemos por “riqueza”. ¿Es riqueza construir un puerto deportivo donde antes había un puerto de pescadores artesanales? ¿E incrementar la cantidad de suelo construido? ¿Y hacer canalizaciones para llevar el agua potable para regar campos de golf reduciendo su acceso a las comunidades rurales? Y el otro problema es para quien es esa riqueza. ¿Se genera riqueza cuando tras la construcción de un complejo turístico-residencial sólo acceden a él un pequeña minoría de gente rica? La cuestión fundamental es preguntarse cómo se distribuyen socialmente los impactos de la actividad turística, tanto positivos como negativos, y ver si los beneficios se acumulan en pocas manos o son más distribuidos. Lo de que el “turismo genera riqueza” es uno de los tanto mitos que ha construido la industria turística y que, en realidad, dicen muy poco de que ocurre.

¿Qué trabajos se están llevando a cabo desde las comunidades y movimientos de base y procesos de resistencia?

Hasta el momento predominan básicamente las resistencias aisladas de la gente que sufre las consecuencias de un determinado desarrollo turístico. Sigue costando mucho construir alianzas y lograr ampliar la difusión e incidencia. Sin embargo, cada vez son más visibles los conflictos que genera el turismo, y hay respuestas más globales y efectivas. Pongo un par de ejemplos. Greenpeace ha puesto en marcha una campaña de denuncia del proyecto turístico-residencial que impulsa la empresa alicantina Hansa Urbana en México y esto está articulando resistencias de múltiples tipos. En Costa Rica más de cincuenta comunidades costeras impulsan un Frente de Comunidades Costeras que defienden una propuesta de ley de defensa de sus territorios y de la gente que ahí vive frente a la política de desalojo que se está llevando a cabo para favorecer la la inversión turístico-residencial.

¿Y desde la educación para el turismo sostenible?

Aquí es clave la complicidad y compromiso del consumidor. Un cambio de modelo turístico no es posible sin este compromiso activo y responsable de las personas que hacen turismo. Esto no es fácil pero hay iniciativas que están tratando de construir movimiento social en torno a este asunto. Es el caso, por ejemplo, del Foro de Turismo Responsable, que a nivel estatal
agrupa algunas de las principales ONG preocupadas por el turismo. Y es en este ámbito que queda mucho trabajo por hacer de información, sensibilización e incidencia para que realmente hayan las complicidades sociales que puedan sostener un cambio de modelo turístico.

¿Qué tipo de desarrollo promueve este turismo?

Un turismo mucho más arraigado en el territorio e integrado en un modelo de desarrollo más diversificado, que sus beneficios se redistribuyan de forma amplia y no estén tan concentrados, cuyo control esté en manos de la pequeña y mediana empresa local y de las iniciativas de comunitaria o de economía social, que no depende de los mercados internacionales si no que pueda construirse en base a circuitos mucho más cortos, que se cumplan los derechos laborales y normativas básicas en material ambiental, etc. En definitiva, un turismo más controlado y dirigido por las poblaciones locales y que pueda ser disfrutado en primer lugar por los propios sectores populares.

UNA MIRADA CRÍTICA AL TURISMO

Ante el inminente verano, temporada turística por excelencia, quizá sea apropiado hacer algunas reflexiones sobre el viaje y la industria turística.

Las vacaciones fueron un derecho conquistado por los trabajadores en 1936 en Francia con el Frente Popular en el gobierno. La Declaración Universal de los Derechos Humanos recogió el derecho al “descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas” aunque sin especificar duración. Si las vacaciones son un derecho, no lo es el turismo, que vendría mucho después. De hecho, no fue hasta el despegue económico occidental tras la segunda guerra mundial cuando se sentaron las bases del turismo masivo. Irse de vacaciones se ha convertido en un rito cultural cada vez más central en nuestra cultura. Desde el iniciático viaje de fin de curso hasta el “ir a la playa”, el viaje por placer está estrechamente ligado a nuestra vida cotidiana. La cantidad y calidad de vacaciones son un termómetro inequívoco de nuestra calidad de vida. Cuando vamos de vacaciones “desconectamos” y nos sentimos con derecho a disfrutar y a dejar las responsabilidades en casa. Tal vez por eso, a veces nos olvidamos de que cada viaje es un servicio y el turismo una gran industria global.

De hecho, hoy son casi mil millones los turistas internacionales. Las tendencias apuntan a que el turismo seguirá creciendo intensamente en los próximos años. Sólo si cerramos los ojos o somos muy ingenuos podremos creer que ese crecimiento tan desmesurado y desordenado no acarreará fuertes impactos negativos, tanto socioeconómicos como medioambientales. Lo que es ya una de las industrias más grandes del mundo no puede quedar ajena a criterios de sostenibilidad y responsabilidad social. Si ante la comida, podemos ser consumidores críticos y conscientes ¿por qué no serlo también ante el viaje?

En nuestro país, el turismo se percibe habitualmente como un sector económico benigno gracias al intenso apoyo institucional que ha tenido desde los años sesenta. El régimen franquista, sediento de divisas y legitimidad internacional, dio el pistoletazo de salida al turismo masivo de sol y playa de bajo precio con el Spain is different. Las llegadas de turistas no paraban de crecer y el desarrollo turístico se concentró en la costa mediterránea y las islas. Se nos vendió -y se nos vende- como la solución mágica a todos los problemas. La llegada de divisas y la generación de empleo sirven para justificar un importante gasto público aparejado al turismo: promoción, limpieza, policía, infraestructuras específicas.

Es frecuente que las zonas más vírgenes y bellas se vean inundadas de hormigón y cemento sin ton ni son. El propio destino turístico se devalúa así y se ve obligado a bajar los precios, mientras la industria turística se traslada a otro lugar para repetir el proceso. La realidad es que hoy en día apenas quedan lugares libres de turismo. Un buen ejemplo del mencionado proceso es Cabo Cortés en Baja California, México. Es un lugar de gran valor ecológico protegido por la UNESCO, donde la empresa constructora alicantina Hansa Urbana quiere edificar 10.000 viviendas, dos campos de golf y una marina para 490 barcos. Más cerca, en Marina de COPE, Murcia, se ha desprotegido una de las últimas zonas vírgenes de la península para construir una veintena de hoteles y 9.000 viviendas, seis campos de golf y una marina interior con una inversión de 4.000 millones de euros, todo con la complicidad política del gobierno regional.

En la República Dominicana, el sector turístico está dominado por multinacionales españolas que tienen el “todo-incluido” como modelo de explotación turística. Este modelo reserva para estas grandes hoteleras casi todos los ingresos turísticos. El transporte, el alojamiento, la comida y las excursiones, todo se empaqueta y se vende a un precio competitivo en las agencias de viaje europeas y estadounidenses. Este fenómeno restringe el desarrollo de la economía local, que únicamente se beneficia mediante trabajos poco cualificados. En ocasiones, cuando se construyen hoteles en un destino se acapara tierra, agua y electricidad con la complicidad de los políticos locales en detrimento de la población local, que es incapaz de hacer valer sus derechos. Desde Kabani, una pequeña ONG india se denuncia como en el estado de Kerala se han comprometido recursos de agua para nutrir el crecimiento de la industria hotelera.

Otro impacto negativo invisible es el transporte aéreo, imprescindible para la mayoría de las zonas turísticas. El avión es un contribuyente cada vez más importante al Calentamiento Global. Las emisiones de CO2 de los aviones tienen un impacto casi tres veces mayor que las emisiones en superficie como las de los coches. Incongruentemente, el carburante aéreo está exento de impuestos y no paga ni IVA. Sin embargo, el gobierno español se opone a cualquier tasa al transporte aéreo. De hecho, se llega incluso a subvencionar los vuelos de bajo coste para atraer visitantes a toda costa. Alemania en cambio sí ha creado una tasa aérea. Mientras esto sucede, el transporte más sostenible -tren y bus- paga sus impuestos y acaban saliendo mucho más caros.

El turismo masivo e intensivo genera dependencias que dejan a los países expuestos a las crisis internacionales ya que el turismo es muy sensible a las crisis e incertidumbres. Por poner un par de ejemplos recientes, Túnez y Egipto han visto como una movilización popular ha espantado a los turistas y ha dejado en una profunda crisis a una de sus industrias más prósperas.

Como turistas no podemos cambiar todo, pero sí podemos empezar a fijarnos en qué empresas turísticas actúan de forma más responsable y son más sensibles a los problemas sociales y ambientales. Si no somos concientes de a dónde va nuestro dinero podemos convertirnos en cómplices de situaciones que no aprobamos. Si no somos ajenos a la realidad que nos rodea, seguramente también nuestras vacaciones serán más ricas y llenas.

Carlos Buj, viajero y especialista en turismo sostenible
http://turismo-sostenible.net/

¿Te acuerdas cuando… fuimos solidarixs?

– ¡Ven, ven! Hay una palabra que no sé leer, solidhfjfgvk. ¡Jo! Es que me atasco.
– ¡Ah! Es solidaridad, SO-LI-DA-RI-DAD.
– Y…eso, ¿qué es?
– ¿Te acuerdas cuando mandamos ropa para los niños que sufrieron el terremoto de Chile? Eso es ser solidario.
– Ah, vale.
– O ¿cuándo enviamos arroz después del tsunami de Sumatra?
– Mmm
– Entonces, ¿ya sabes qué es solidaridad?
– ¡Ah, sí! Es como cuando van a venir los reyes y nos tenemos que portar bien, pero una vez que traen los regalos volvemos a portarnos mal.
– E…m…a…bueno…mmm…
¿Podría ser esta una escena de nuestra vida cotidiana? Muchas veces actuamos solidariamente sólo en determinados momentos (catástrofes naturales, guerras…), pero ¿realmente es suficiente actuar en momentos puntuales¿ ¿Sirve de algo? o por el contrario ¿podemos ser más consecuentes con la realidad del mundo y tener una actitud cooperativa y comprometida durante todo el año?
No queremos hablar de datos estadísticos ni de cifras inalcanzables, pues bien es sabido por todxs que para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio no vamos por buen camino. Queda muy poco para 2015 y apenas se ven resultados. Simplemente creemos que hemos de desarrollar la capacidad de captar las necesidades de las personas de cerca y de lejos, y saber responder ante ellas. Todxs conocemos mil y un formas de colaborar de manera sencilla, ¿a qué estamos esperando?
La apuesta está hecha, ahora solo falta nuestra actuación. En nuestras manos está construir un mundo más habitable para todos.

Vive sencillamente para que otros puedan sencillamente vivir. (Mahatma Gandhi)

MESA DE PAIS EEN – SCN

Todo está conectado entre nosotxs y la Tierra

Avatar: Una experiencia de aprendizaje

Hace algunos meses San Viator Eskaut Taldea de Araba nos mandaba un artículo en torno a su experiencia educativa con la película de Avatar. Ahora que llega el plato fuerte del curso, el campamento, os dejamos algunas claves pedagógicas que esperamos os sirvan de inspiración.

“Increíble! 78 intrépidxs eskaut de este grupo nos lanzamos entre los días 2 y 5 de Enero al reto de descubrir Pandora, a sus habitantes, a Eywa, su forma de hacer, de sentir y de pensar…

El domingo 2 de Enero nos montábamos en las naves que nos acercarían a esa luna tan especial y única. Jake Sully nos contaba la misión, conocer el ecosistema, tratar de mezclarnos y convivir con lxs Na´vi y descubrir sus secretos.

Pronto conocimos a Nayitiri y Tsutey, quienes tras un intenso debate sobre si confiar o no en que nosotrxs humanxs anduviéramos por allí, tuvieron que doblegarse a la voz de Eywa (La Madre Tierra para lxs Na´vi) que había percibido algo en nuestro interior que hacía importante nuestra estancia por aquellos lares. Así que tras escuchar a Eywa, Moat y Eytukan, como líderes espirituales, comenzaron a aclararnos algunas normas de aquella luna, y sobre todo a ponernos algunas condiciones para nuestra vida junto a ellxs.

Teníamos que adaptarnos, así que viviríamos en clanes como ellxs, más pequeños, para entender el sentimiento del grupo y también tendríamos que contar a todxs que pretendíamos aportar allí, porque todxs debíamos aportar algo nuestro.

Formada la asamblea Na´vi y habiendo conocido ya a la mayoría de los personajes que nos ayudarían a descubrir este nuevo modo de vida, comenzamos por entender su forma única y básica de funcionar y vivir: la cooperación, el compañerismo, la entrega al otrx, la lucha contra el individualismo… Era asombroso darnos cuenta de que sin duda lxs Na´vi son listxs.

Al ver que superamos ese primer reto, pasamos a conocer sus valores más primarios que nos ayudarían a proseguir la aventura en Pandora, y que para ellxs es la única manera de ser felices: Amor, responsabilidad, respeto, solidaridad, fidelidad y confianza.

A esas alturas, estábamos preparadxs para adentrarnos más en la selva de Pandora, de modo que Tsutey nos propuso un paseo por el entorno, para ver los paisajes naturales, descubrir sus más preciados secretos, y sobre todo aprender cómo relacionarnos con Eywa, sabiendo aprovechar lo que ella nos da, sin dañarla. Y tanto nos acercamos a ella, que logramos escuchar su verdadera voz, que nos animaba a quererla más y acercarnos más a ella.

Pero.. nooo! Cuando más comenzaba a gustarnos Pandora y la forma de vida de sus habitantes, descubrimos el maléfico plan de algunos malos-malotes. El coronel Quaritz y la señorita Mov Star nos habían engañado, y nos habían llevado allí para poder llevar a cabo su plan: apropiarse de todos los recursos naturales de Pandora, y así hacerse mucho más ricos. No podíamos creerlo ¡pero un juego nos dio la pista! Era verdad, habíamos sido unxs inconscientes todo el tiempo, nos habíamos dejado llevar sin pensar…y el resultado era fatal, pero era tarde.

Así fue como perdimos la confianza de todos los Na´vi y encima fuimos responsables de que se preparara una guerra allí entre el ejército de Quaritz y Mov Star y lxs Na´vi. De modo que el último día tuvimos que hacer un importante esfuerzo por destapar todas esas cosas, que sin darnos cuenta, nos habían mantenido bajo el control de lxs malxs. Tuvimos que pensar mucho y ser bastante críticxs con nosotrxs mismxs, pero poco a poco fuimos desentramando todas nuestras dependencias de moda, de estética, de las nuevas tecnologías, la mala alimentación, nuestra falta de tiempo para pensar en lo importante, los deseos y sueños de futuro vacíos con que nos llenan la cabeza, la competitividad, la prisa, el derroche de todo, el consumo inconsciente y voraz…era cierto, sin darnos cuenta habíamos estado favoreciendo el malvado plan de unxs pocxs.

El lugar sagrado, que era el árbol de las almas, nos había estado ayudando también a ir mirando hacia nuestro interior e ir pensando mejor las cosas, y compartiéndolas en confianza, esto nos daba más fuerza cada día. Así que, al reflexionar tanto y sacar tantas conclusiones y compromisos fuertes y reales, lxs Na´vi recuperaron la confianza en lxs humanos y así pudimos colaborar para vencer la guerra.

Gracias a la unión y a nuestro convencimiento de que había que derrotar aquello, ganamos. Así pudimos celebrar con una gran velada de fiesta que ya no estamos tan ciegoxs y que firmemente preferimos la vida de lxs Na´vi que tantos valores maravillosos nos había descubierto. Lo pasamos en grande y vimos la humilde y participativa boda de Naytiri y Jake Sully, que gracias a nuestra voluntad de cambio, seguro serían felices para siempre. Y aquí se acaba nuestra intensa y transformadora aventura….

Ah no! Que resulto ser que no era un cuento, si no real, conocimos a otrxs Na´vi, iguales, pero en nuestro planeta, descubrimos que existen muchas y muy diversas comunidades y poblados indígenas en la tierra, que viven situaciones parecidas a la que habíamos experimentado, así que ahora viéndolo todo más complejo pero a la vez más claro; nunca debemos olvidar nuestro compromiso”.

OBJETIVOS GENERALES:

·Entender que otros modelos de vida en sociedad son posibles, beneficiosos y necesarios.

·Descubrir la realidad de muchas culturas que viven en base a principios originarios, en armonía con el medio ambiente y sus raíces y se resisten al impacto del sistema en el que nosotros y nosotras vivimos.

OBJETIVOS POR DÍAS:

Día 1: Descubrir a lxs Na´vi sus principios y valores fundamentalesEntender que un grupo funciona si lo rige el compañerismo, la confianza y la cooperación.

Día 2: Descubrir otras formas de relacionarnos con la naturalezaEntender que podemos satisfacer muchas de nuestras necesidades con recursos que el entorno natural nos ofrece.Descubrir los intereses de algunas empresas que buscan apoderarse y explotar esos recursos para su propio beneficio.

Día 3: Entender que muchas de nuestras necesidades son creadas por voluntad de unxs pocxs.Analizar nuestro día a día, viendo hábitos necesarios, prescindibles y sus impactos.

Día 4:Agur Pandora!

2011ko uda kanpaketak

Ondorengo estekan Bizkaia, Nafarroa eta Arabako Eskaut Taldeen udara-kanpaketen informazioa ikusi eta deskargatu dezakezue. En el siguiente link podeis ver y descargar la ficha de campamentos de verano de los grupos eskaut de Bizkaia, Nafarroa y Araba.

INTERVENCIONES ARTÍSTICAS A PIE DE CALLE: la guerrilla del ganchillo

En el último número de Goitibera titulado Espacio Público y Arquitectura Social incluimos una propuesta que nos pareció creativa, innovadora y muy fresca. Se trata de la Guerrilla del Ganchillo, un grupo de Barcelona llamado Duduá que hace intervenciones con ganchillo, viste árboles y farolas y… nos alegra la un poco la vida. Esto es lo que escribían:

“Somos un colectivo de gente anónima de Barcelona convocada a través de Internet y la radio. Nos reunimos mensualmente para realizar una acción de ganchillo en la calle. Todxs venimos de mundos distintos pero nos une nuestra afición por el ganchillo y las cosas hechas a mano, el recuperar lo tradicional y llevarlo a otro contexto, y darle un enfoque distinto al que se le ha dado hasta ahora.

Cada acción ocurre en una zona de la ciudad distinta, nos gusta ir moviéndonos de barrio. Empezamos en septiembre del 2010 y desde entonces hemos hecho cinco encuentros a los que llamamos “Guerrilla” por su carácter semi-clandestino y reivindicativo.

Las tres primeras acciones fueron de carácter más decorativo pero en las dos últimas hemos empezado a lanzar mensajes reivindicativos como más presencia masculina en el mundo de las labores o más espacios verdes en el centro de Barcelona. A veces simplemente abrigamos un árbol o un banco cuando viene el frío.

Todo el mundo está invitado a venir y participar, no hay que inscribirse, simplemente hay que ir con el material que previamente hayamos propuesto en la convocatoria en el lugar y hora elegidos.
 
Nos gusta el hecho de sacar algo tan casero como el ganchillo, una técnica hasta ahora reservada a las abuelas y llevarlo a un terreno nuevo como la calle, totalmente fuera de contexto. Lxs niñxs que pasan por la calle se quedan encantadas y nos piden por favor que les enseñemos “eso” que estamos haciendo y se crea un “feedback” con la gente de la calle. Las abuelas están la mar de contentas al ver gente joven haciendo ganchillo.

El arte en la calle es algo que siempre existirá, el arte es algo que siempre ha estado presente en los seres humanos y si en Altamira ya pintaban ahora con tanta información y estímulos visuales que rodean nuestras vidas no podíamos ser menos. Es algo humano y necesario. El arte en la calle evoluciona como cualquier otro tipo de disciplina, es necesario y hace feliz a la gente siempre y cuando respete a todo el mundo.


La calle es un espacio público que últimamente algunos parece que quieren privatizar. Debería ser un espacio de intercambio cultural y social y no simplemente una vía de paso. Es el espacio donde podemos interactuar con el resto del mundo y creo que debería dársele más importancia.

Nosotrxs interactuamos con la gente de la calle cada vez que salimos con nuestros ovillos y ganchillos. Y cada vez somos más guerrillerxs así que lo recibimos de forma muy positiva.”

La guerrilla de ganchillo es una iniciativa organizada por Duduá ( http://duduadudua.blogspot.com ), Crochettes (www.crochettes.com) , Ganxxxillo Freestyle (http://ganxxxillofreestyle.blogspot.com/ ) y el programa de radio Extraradi de ComRàdio ( www.extraradi.com). Hay guerrillas de ganchillo y tricot en varios países del mundo como Estados Unidos, Reino Unido o Suecia. Cada uno tiene su estilo y personalidad distinta y las acciones cambian según la localización geográfica y número de guerrilleros.

Los mensajes de la acampada

El fin de semana en Bilbo se vivió la explosión lógica de todo lo que llevaba sucediendo durante la semana, el Arriaga estuvo hasta la bandera prácticamente desde el viernes por la tarde. Las reflexiones giraron en torno a dos cuestiones. Por un lado la duda de si se podría pemanecer en la acampada durante la jornada de reflexión y durante las elecciones y por otro lado, la gran pregunta ¿Y ahora qué? resonaba; aún lo hace. De momento la gente sigue y al parecer es bastante probable que permanezcan hasta el Domingo. Hay muchas líneas abiertas sobre el futuro de este movimiento que va cobrando fuerza a medida que avanzan los días, ya va una semana. http://bilbao.tomalaplaza.net/
Queremos compartir con vosotrxs algunos de los mensajes que las personas que estuvieron allí quisieron expresar.

Argazkiak: Rober Miguel Gamarra

Hora 72 de la acampada por la Democracia Real Ya

Goitibera llega esta vez a la asamblea matutina de las 12:00. En el Arriaga hay mucha más gente que ayer, el ambiente está bastante más caldeado. Vemos mucha gente de diversas esades y con diferentes lucha, pensamos que es bonito que las personas se junten en un acto así, como en otro cualquiera, compartiendo calle e ideas…la sociedad se ve fuerte aquí en el Arriaga. 
La plaza acoge también la reivindicación paralela de los jantokis bajo el lema “Eskola-jantokiak borroka, equiparación ya”. Hay muchos colegas semi trajeados con camarón en mano que no quieren perderse ni un instante porque esto es noticia y porque saben que momentos cómo éste pasarán a la historia. 
Se abre el  turno de micro para quien quiera: hay intervenciones cargadas de ánimo, de apoyo y de reconocimiento a esta masa unida por individuxs.  Otras hablan de la necesidad de crear alternativas para el cambio y de fondo se oyen aplausos, muchos aplausos y palabras como “¡Indígnate!, es el momento de la lucha”. 
Los pelos de punta, la emoción y la adrenalina a mil por hora. Algunxs excépticxs creen que de nada servirá…puede ser que no haya cambios sustanciales en nuestro modo de vida o en nuestro sistema, pero algo ha cambiado ya, hay más gente re-educándose y re-plantándose. Hemos conseguido llamar la atención de ciertos sectores, ganar minutos en los medios de masas y recuperar un poquito de poder y diginidad.
Algo ha cambiado, la sociedad se ve que cobra fuerza y la juventud lidera un movimiento con ansisas de cambio. Es hora. Mañana posiblemente mani a las 17:00 pero no nos lo confirman. Lo que sí es seguro es que 7 katu realice su “fiesta reivindicativa” a partir de las 17:00 en la Gran Vía; nos invitan a participar en el acto que tendrá lugar para criticar con máscaras y de manera anónima la Ordenanza de Espacio Público de Bilbo, “aquella realizada sin participación de la sociedad y bajo el mandato de Azkuna y sus secuaces“,comentan.

¿Te apuntas?