Paseo por los montes de la costa

Este martes, aprovechando que no había que trabajar por los carnavales, nos juntamos para dar una vuelta por el monte. Esta vez habíamos escogido un par de cumbres de los alrededores de Bermeo. Comenzamos el paseo en el mismo centro de la noble villa Bizkaina. Dejabamos los coches, y nos encaminabamos por las estradas hacia el barrio de Demiku. Est

Esta primera parte del camino no entraña ninguna dificultad, así que en tan solo 50 minutos de paseo nos encontrábamos en la cima del Katillotxu, desde donde se podían admirar las vistas de la entrada del la ría de Mundaka, Pedernales y la pequeña isla de Txatxarramendi.

Después de sacar un par de fotos, cruzamos el vallado de madera que protege el trikuharri de la cima de Katillotxu, para continuar nuestro camino hacia el Sollube. El camino discurre por una gran campa, en la que por un momento perdimos la pista que nos debía dirigir, lo que nos hizo perder un buen rato. Nos dejamos guiar por una intuición erronea, que nos decía que teníamos que avanzar de forma directa hacia las faldas de Sollube, pero finalmente acabamos volviendo hasta la última pista que habíamos visto, teniendo que remontar de nuevo toda la ladera que habíamos bajado anteriormente. Al llegar de nuevo a la pista, nos dimos cuenta del error, y enseguida encontramos el camino correcto.

Este camino nos guiaba hacia abajo, hasta cruzarnos con la ruta del vino y el pescado que ascendía desde Sukarrieta. De aquí nos dirigimos hacia las faldas del Sollube, donde preguntamos en un baserri, que camino debíamos seguir para poder llegar a la cima, ya que en ningún momento encontramos ninguna señalización al respecto. Aquí nos dijeron que cogieramos las estradas que llevaban al barrio de Mañu, y así lo hicimos.

El problema estaba en que el camino por las estradas es extremadamente largo, con lo que debido a nuestro mal calculo de los tiempos y a un par de vueltas innecesarias, se nos fué echando el tiempo encima. Teníamos prisa por llegar a casa, así que fuimos perdiendo esperanzas de llegar a la cima.

Finalmente, desistimos de alcanzar la cima, e hicimos un delicioso hamaiketako sentados mientras teníamos Bermeo y los barrios de alrededor a nuestros pies. Tras el breve refrigerio, continuamos nuestro camino con intención de comenzar en cuanto pudieramos el descenso hasta el barrio de Almike.

Al llegar al cruce de Mañu, un poco desorientados, decidimos subir hacia el alto de Sollube, a ver si veíamos una referencia que nos dijera a cuanto teníamos la cima y si podíamos subir a la misma. Así llegamos a la cima de Truboimendi, donde decidimos bajar directamente hacia Almike, ya que se nos había hecho muy tarde y todavía nos quedaba un rato de descenso de vuelta hasta Bermeo.

Así que sintiendolo en el alma, tuvimos que volvernos si poder coronar Sollube, personalmente me fui un pelin contrariado, ya que es el único bocinero que me queda y se me resistió, pero a la próxima será. Además es una buena ocasión para aprender que a veces hay que saber darse la vuelta a tiempo en el monte y que lo importante no es hacer cima, sino  pasar un buen rato entre amigos disfrutando de la naturaleza. La próxima vez, Sollube seguirá ahí, esperandonos.

Truende / Truboimendi desde Bermeo por Almike

Partimos del Nestor Basterretxea Aretoa,en el mismo centro de Bermeo.  Cruzamos la rotonda para marchar por la calle de enfrente, Askatasun Bidea. Seguimos por este camino hasta girar a la izquierda para coger el camino de Artike, para posteriormente seguir por la carretera de Almike hasta el barrio del mismo nombre. Desde hace poco tiempo, esta carretera está bastante más transitable, ya que han hecho una acera que lo hace más seguro para los viandantes.

Al entrar en el barrio de Almike, dejamos la iglesia a mano izquierda y enfrente el restaurante Almiketxu. Nosotros seguimos recto cruzando el barrio de punta a punta siguiente la carretera. Una vez dejada la pequeña ermita a mano derecha, encontramos una bifurcación. Nosotros tomamos el camino que asciende hacia la derecha, señalizado como Bilbao.

Seguimos por esta carretera durante dos kilometros y medio aproximadamente hasta un cruce, en el que encontramos a mano derecha los caminos que nos llevan por un lado al alto de Sollube y por otro al pequeño barrio de Mañu. Además, junto a la carretera que nos lleva al alto del Sollube, encontramos una pista de tierra que asciende junto al gasoducto. Este será nuestro camino. Seguimos el camino hasta llegar a la casa del guarda, junto a la cual encontramos una cruz de piedra, recuerdo de la guerra civil.

Enfrente de la casa, cruzando el camino por el que acabamos de subir, encontramos un pinar. Nos introducimos en él, para tras andar unos pocos metros encontrar el punto geodésico que marca la cima de este monte. No encontraremos buzón alguno en la cima, únicamente el punto geodésico apartado del camino y la gran cruz de piedra que recuerda a los caídos en la guerra civil, en la batalla del Sollube que acabó con la conquista del Sollube y Bermeo por parte del bando nacional.

Sollube pasando por Katillotxu

En la primera parte de este recorrido, describiremos el camino que usamos ya para subir a Katillotxu, para posteriormente desde allí continuar hasta la cima de Sollube.

Nuestro camino parte del mismo centro de Bermeo, desde la plaza que se encuentra detrás del Nestor Basterretxea Aretoa. Aquí podemos encontrar carteles que nos indican las direcciones de la GR- 123, que será la que nos lleve hasta la cima de esta no demasiado alta, pero atractiva cima que separa Bermeo de Mundaka.

Salimos pues del parque para coger la calle que sale de Bermeo dirección a Mundaka. Enseguida doblamos a la derecha por la calle Kurtzio, donde encontramos una pequeña iglesia abandonada. Seguimos sin perdida por esta calle hasta la estrada que sale del barrio, junto a un pequeño riachuelo. Al entrar en la calle, en frente de la citada iglesia encontramos marcas de la GR. Una vez en la estrada, continuamos por el camino asfaltado dejando las últimas casas de Bermeo atrás.

Tras un pequeño paseo en ligero ascenso por este camino, llegamos al final de la estrada, donde el asfalto se convierte en una pista empedrada que comienza a subir con una mayor pendiente entre árboles. No pasará mucho tiempo hasta que al abandonar los árboles, el camino cruce una campa para llegar al barrio bermeano de Demiku. Aquí el camino entra entre dos casas, para llegar a un cruce marcado con carteles de GR. Aquí ya podemos tomar directamente camino a Katillotxu.

En Demiku hemos recuperado el camino de asfalto para comenzar a ascender de nuevo hasta un nuevo cruce junto a una especie de deposito de aguas. Aquí encontramos una pequeña fuente y dos pistas empedradas, una que baja hacia Sukarrieta y otra que nos marca la subida a Katillotxu.

Finalmente esta pista asciende de forma fuerte al principio, para posteriormente crestear de forma suave hasta la cima de Katillotxu, donde podemos encontrar además del punto geodésico y del buzón puesto por el Baskonia MT, un recinto, cercado mediante una valla de madera,  donde encontramos los restos de un trikuharri. Vemos como la GR continua atravesando el recinto, en dirección al Sollube.

Cruzamos pues el pequeño portillo de la valla e madera, para cruzar el cercado y salir por el portillo que se encuentra en el otro lado de la valla. En ambos portillos podemos encontrar marcas de la GR. Una vez hemos salido de la valla, seguimos descendiendo por el sendero hasta encontrarnos con una marca que nos indica un cambio de dirección de la GR. Aquí cogemos un pequeño sendero a la izquierda que transcurre sin perder altura cruzando una gran campa. El camino aunque poco señalizado en cuanto a pistas de GR, es facil de seguir ya que transcurre paralelo a la verja que delimita la campa. Es importante seguir cerca de la verja, ya que llegando casi al final de la misma, encontraremos la siguiente pista de la GR, en un portillo que nos permite salir de la campa.

Aquí cogemos el camino a mano derecha y continuamos por un tramo un tanto mal marcado y en el que tenemos que tener un poco de atención, ya que las marcas aparecen en el suelo, pintadas en piedras. En este tramo el camino desciende, bifurcandose en dos caminos, que llegan al mismo punto, con lo que no tenemos perdida. El final de la bajada se encuentra en un camino que cruza perpendicularmente al que estamos transitando. Además encontramos un cruce de GRs, donde por un momento no tenemos ninguna indicación que nos marque Sollube. Encontramos en este cruce el camino del vino y el pescado, que viene ascendiendo desde Sukarrieta. En este caso tenemos que seguir este camino pero en dirección contraria, hacia la derecha según hemos llegado nosotros al cruce. Este camino desciende suavemente entre árboles primero y cruzando unas campas después hasta llegar a un grupo de baserris.

Aquí tenemos un cruce de pistas asfaltadas. La pista que hemos seguido nos lleva hasta una carretera, que su vez nos lleva al grupo de baserris. Aquí tenemos varias opciones, pero optamos por ir por la pista de cemento. Cogemos en el cruce la pista hacia la izquierda. Esta pista enseguida se convierte en carretera secundaria. A menos de un kilometro encontramos un cruce, donde cogemos la estrada a mano derecha. Este camino asciende fuertemente, dejando atrás varias casas rurales. Después comienza a estabilizarse hasta discurrir prácticamente en llaneo. Este camino es un largo camino que va dejando a los lados de la carretera varias casas rurales más.

Aunque pueda parecer que no avanzamos hacia la cima, ya que el camino parece girar y mantenerse a distancia de la misma, finalmente desembocamos en una carretera que a mano derecha nos lleva hasta el cruce de caminos de Mañu, Almike y el Alto de Sollube. Aquí nosotros giramos a la izquierda, para seguir por la carreterita estrecha, que nos lleva hasta la cima del Sollube después de unos 3 kilómetros de suave ascenso. Nada más coger esta carretera dejaremos a mano derecha una hospedería o casa rural muy grande. A lo largo del camino veremos como la GR sale de la carretera, pero nosotros no nos desviamos, y seguimos por la misma hasta la antena.

 

 

Katillotxu desde Bermeo

Nuestro camino parte del mismo centro de Bermeo, desde la plaza que se encuentra detrás del Nestor Basterretxea Aretoa. Aquí podemos encontrar carteles que nos indican las direcciones de la GR- 123, que será la que nos lleve hasta la cima de esta no demasiado alta, pero atractiva cima que separa Bermeo de Mundaka.

Salimos pues del parque para coger la calle que sale de Bermeo dirección a Mundaka. Enseguida doblamos a la derecha por la calle Kurtzio, donde encontramos una pequeña iglesia abandonada. Seguimos sin perdida por esta calle hasta la estrada que sale del barrio, junto a un pequeño riachuelo. Al entrar en la calle, en frente de la citada iglesia encontramos marcas de la GR. Una vez en la estrada, continuamos por el camino asfaltado dejando las últimas casas de Bermeo atrás.

Tras un pequeño paseo en ligero ascenso por este camino, llegamos al final de la estrada, donde el asfalto se convierte en una pista empedrada que comienza a subir con una mayor pendiente entre árboles. No pasará mucho tiempo hasta que al abandonar los árboles, el camino cruce una campa para llegar al barrio bermeano de Demiku. Aquí el camino entra entre dos casas, para llegar a un cruce marcado con carteles de GR. Aquí ya podemos tomar directamente camino a Katillotxu.

En Demiku hemos recuperado el camino de asfalto para comenzar a ascender de nuevo hasta un nuevo cruce junto a una especie de deposito de aguas. Aquí encontramos una pequeña fuente y dos pistas empedradas, una que baja hacia Sukarrieta y otra que nos marca la subida a Katillotxu.

Finalmente esta pista asciende de forma fuerte al principio, para posteriormente crestear de forma suave hasta la cima de Katillotxu, donde podemos encontrar además del punto geodésico y del buzón puesto por el Baskonia MT, un recinto, cercado mediante una valla de madera,  donde encontramos los restos de un trikuharri. Vemos como la GR continua atravesando el recinto, en dirección al Sollube.

Nueva propuesta: Zalama

Todavía no hemos comenzado a subir al Sollube, pero se nos acumulan las propuestas. Este fin de semana es la siguiente fecha de nuestro calendario de propuestas. Esta vez nos espera el Zalama, monte de la zona de las encartaciones, que con sus 1336 metros es uno de los más altos de Bizkaia.

Eso si, la altura no debe darnos miedo, ya que nos espera una mañana de lo más entretenida seguro. Espero que os animéis a esta nueva aventura, que junto con la salida al Sollube de mañana nos hace calentar motores en este segundo trimestre. Como siempre, para apuntaros no tenéis más que dejar un comentario o mandarme un mail, para que os envie la convocatoria final, con el sitio y la hora a la que quedamos, y para poder organizarnos a la hora de ir.

Esta vez si, Sollube

Esta vez si, el martes que viene, día 21 de Febrero, aprovechando los carnavales, iremos al Sollube, caiga lo que caiga, jeje. Esperemos que nos respete un poco el tiempo para poder pasar un buen día.

Al final la última tentativa tuvo que ser cancelada por motivos climatológicos, pero esta vez si que tiramos para adelante con la salida. La idea es subir primero Katilotxu, para desde allí, alcanzar la cima del Sollube.

Espero que os animéis, que al final entre una cosa y otra hemos dejado de lado el monte desde Nochevieja. Ya toca ir calentando motores para no retrasar más la propuesta.

Como siempre no tenéis más que dejar un comentario o mandar un mail para que contemos con vosotros y vosotras.

Caminando de nuevo

Después del parón navideño, que debido a diferentes compromisos y problemas con el clima se nos ha alargado más de los previsto, volvemos a retomar las excursiones mendizales. Esta semana nos toca volver al monte. Como ya he dicho, he tenido que retrasar la primera salida de 2012 más de lo que me hubiera gustado, pero retomamos las excursiones en el punto que las dejamos, por eso he hecho un cambio en la propuesta para este segundo trimestre. He retrasado todas las salidas una fecha, de forma que este domingo toca ir al Sollube, y pasamos una fecha hacia detrás todas las siguientes, quedando la salida al Lekanda para el tercer trimestre.

Pos eso, que ya podemos ir animándonos para ir este domingo por la mañana al Sollube.

Animo eta ongi etorri berriro

Cuidando las botas

Las botas son normalmente la parte del equipo que más desgaste sufre y las que más servicio nos dan. Por eso es importante cuidar nuestras botas, para de esta forma alargar lo más posible la vida útil de las mismas, siempre con un funcionamiento optimo.

Para ello vamos a ver algunos consejos que nos ayuden a mantener las botas en buen estado más tiempo. Son pequeñas rutinas que si las llevamos a cabo, con poco esfuerzo nos permitirán sacar un rendimiento mucho mayor a nuestras botas.

A la hora de usar las botas, es conveniente:

  • Revisar el estado del forro Gore-Tex antes de ponerse la bota, para que no tenga restos de suciedad. Miramos si quedan piedrecitas o arena en el interior, y lo sacudimos. El roce con pequeñas cosas, puede acabar desgastando el forro y afectando a la función impermeabilizadora de las botas.
  • Conviene intentar atar los cordones en la medida justa, para por un lado no llevar el pie demasiado prieto dentro de la bota y por otro no forzar los cordones, para evitar un desgaste innecesario.
  • A la hora de atarse, si tenemos calcetines un poco largos, no viene mal tapar los cordones con los mismos, ya que de lo contrario podemos correr el riesgo de que los cordones se enganchen en las hebillas de la caña de la bota, lo que provoca por un lado la posibilidad de tener un traspiés y por otro que estas hebillas se cedan.
  • En caso de caminar en sitios muy cálidos, es bueno tener un juego de plantillas de repuesto, para poder cambiarlas de vez en cuando durante la ruta y mantener así las botas libres de la humedad.
  • Es conveniente evitar el contacto prolongado con excrementos de animales. Estos pueden acabar dañando la piel de las botas, la suela o los ganchos y hebillas, ya que pueden contener residuos ácidos que corroan el material de las botas.

Limpiando las botas:

  • Una vez usadas las botas, lo primero que hay que hacer es quitar la plantilla y dejar que se sequen las botas por si mismas, sin exponerlas a una fuente de calor.
  • Cuando tenemos las botas secas por la evaporación de la humedad, cepillamos la suciedad de todas las partes de la bota, interior, suela, piel.
  • En caso de tener muchísima suciedad, entonces conviene cepilla las mismas bajo un chorro de agua tibia. Aquí tenemos que tener cuidado de no mojar ni la plantilla ni los cordones a la hora de lavar las botas. Puede ser necesario aplicar productos impermeabilizantes después de un lavado de este tipo. Nunca debemos lavar las botas en la lavadora.
  • La parte de dentro de la bota, es conveniente lavarla de vez en cuando, no solo dejar que se evapore la humedad después del uso.
  • Finalmente para guardar las botas, conviene hacerlo en un lugar seco y bien ventilado.

Como veis son cosas sencillas, que nos pueden ayudar a dar una vida más larga a nuestras botas y por lo tanto a mantener su nivel de eficacia y confort durante más tiempo.

Eretza desde Sodupe

En el centro del pueblo, junto a un pequeño parking público, encontramos una estrada asfaltada que comienza a ascender con fuerte pendiente. Junto al parking encontramos un cartel que nos indica que ese camino nos lleva al Eretza. Es una ascensión considerable pese a la baja altitud de la cima, ya que el punto de partida se encuentra a pocos metros sobre el nivel del mar.

En las primeras rampas, debido al desnivel en los arcenes encontramos pequeños escalones de cemento, para facilitar el ascenso. La estrada pronto adquiere mayor pendiente y se transforma en una pista cementada. El camino cementado acaba junto a los últimos baserris de Sodupe, para continuar ascendiendo en forma de pista de tierra.

Esta pista no tiene pérdida, nos llevará siempre ascendiendo, eso sí ahora ya con menos pendiente hasta el pequeño barrio de “”, donde encontramos dos baserris junto a una pequeña ermita, digna de visitar.

Continuamos nuestro camino por la pista que atraviesa el barrio, para llegar a un pequeño collado. Aquí encontramos un cruce de pistas. Por un lado a mano izquierda desde el camino que traemos encontramos un pista que asciende, por que la que se puede volver hacia Sodupe. De frente encontramos una pista que desciende  hacia Sopuerta, y otra que asciende ala derecha, pasando un pequeño portillo. Esta última es la que tenemos que seguir.

Ascendemos por la pista, atentos a mano derecha, ya que antes de llegar a un terreno privado al final de la misma, tenemos que coger un camino que parte a mano derecha entre setos. Este camino asciende entre espinos y algún pequeño arbol, para llegar más arriba a una pista más ancha de tierra. Nosotros atravesamos esta pista para seguir ascendiendo por un pequeño camino, entre rocas y espinos, que toma dirección a la quebrada. Siguiendo este pequeño caminito, llegamos a una verja, con un paso, que nos permite salvarla junto a la entrada a un pinar.

El camino sin embargo deja a mano derecha el pinar, para seguir ascendiendo a mano izquierda. Finalmente este camino llega hasta el collado, donde encontramos un refugio de montaña, un merendero y una fuente, donde podemos repostar.

A partir del refugio, podemos tomar varias alternativas para coronar el Eretza. Nosotros en este caso buscaremos la vía más rápida. Comenzamos por la pista ancha que parte del refugio, cruzando un portillo para evitar el paso del ganado.

Esta pista gira enseguida a la izquierda, para bordear la falda del monte. Aquí podemos o bien seguir la pista para ascender bordeando el Eretza, o abandonar la pista principal, para ascender campo a través, dejando el bosquecito que cubre la loma a mano derecha. No hay pérdida, si mantenemos los árboles a nuestro lado.

Este camino nos lleva de nuevo a una pista principal que cruzamos para seguir ascendiendo de manera dura y directa. Finalmente llegamos a lo alto de una loma, para continuar de nuevo hacia los árboles, que esta vez encontraremos a la izquierda del camino. Un senderito asciende paralelo a los mismos, por un pelada loma en gran pendiente. Desde aquí nos quedan los últimos esfuerzos. Seguimos dejando los árboles siempre a mano izquierda. Al llegar a lo que parece ser el alto, veremos como el camino parece bordear el bosque torciendo a la izquierda y dejando a la vista por fin la cima del Eretza. Desde aquí solo nos queda ascender por la pelada loma hasta la cima, coronado por un par de buzones, un punto geodésico y un monumento bastante grande a un mendizale.

Txolope desde Orduña

Prácticamente todo el camino es el mismo que el que comentamos para subir al Txarlazo, por lo tanto utilizaremos las mismas indicaciones que en aquel caso, hasta llegar al portillo que encontramos en lo alto de la Sierra Sálvada. El camino comienza junto a la estación de Orduña. Nos dirigimos por la calle de la vía antigua, en dirección al centro del pueblo, para desviarnos a mano derecha hacia el Paseo de la Antigua. Este camino cruza por un puente la vías del tren para llegar al barrio de la Antigua.

Una vez en el barrio, seguimos la carretera que nos lleva hasta el santuario de la Antigua. Aquí encontramos una pequeña fuente, donde podemos rellenar nuestras cantimploras. Dejando atrás el santuario, dejamos también la carretera para coger un camino cementado que comienza a ascender dejando las últimas casas de Orduña a nuestra derecha. Un poco más arriba cruzamos la carretera para seguir por el camino cementado en suave ascenso.

Continuamos por el camino de cemento dejando a mano izquierda un pequeño merendero, hasta llegar a un portillo puesto para evitar el paso del ganado. En este punto el camino deja de ser cementado para coger una pista de tierra.

A partir de aquí no tenemos demasiado problema. Seguiremos las pistas de la GR, que nos conducirán hasta la cima del Txarlazo. Dejamos por el camino varias desviaciones a los lados, para seguir ascendiendo entre árboles, por un paraje muy confortable en verano, ya que subiremos cubiertos todo el camino y precioso en otoño, ya que el camino se llena de hojas de una manera impresionante.

Enseguida entre árboles la pista comienza a ascender por la ladera del monte, en grandes zigzags. Aquí ya no tenemos pérdida posible, si no nos desviamos del camino principal, una pista grande que no deja lugar a dudas.

Antes de llegar a la cresta, encontramos varias mesas donde poder hacer un alto en el camino, pero nuestro destino es la pequeña fuente que encontramos a pocas curvas del portillo de la cresta. La fuente  de Goldetxo es agua potable de un manantial de la zona, es más dispone de un par de katilus para que los mendizales puedan disfrutar de un agua buenísima.

A partir de aquí vamos notando un cambio en el paisaje, vemos como la pista de tierra y los árboles van dando paso a rocas grandes, hasta llegar a un pequeño pasillo de roca, que nos da acceso al portillo. Una vez pasado este salimos a descubierto, junto a las ruinas de una pequeña venta, en el cruce donde podemos tomar camino a Txolope o Txarlazo.

Esta vez, dejando a nuestra izquierda la virgen de la Peña, giramos a mano derecha y comenzamos un fuerte ascenso por la pelada loma del Txolope. Durante esta subida, muy corta, pero intensa seguimos prácticamente campo a través, para llegar a lo alto y continuar siguiente senderos, paralelos al barranco, hasta encontrar el buzón de Txolope a mano derecha.