Salida el sábado 3 de Diciembre: Saibigain

Volvemos con las propuestas mendizales. Este fin de semana en principio en la propuesta venía el domingo 4 de Diciembre, pero finalmente la salida será el sábado 3 de Diciembre.  Esta vez nos toca un monte muy conocido, debido a la gran cruz que lo corona. El Saibigain, está coronado, como ya he dicho por una gran cruz, en memoria de los gudaris muertos en la guerra civil, en las laderas del mismo.

La subida más típica es desde Urkiola, pero para darle algo más de interés al asunto, la idea sería subir desde Dima, para poder luego bajar al Santuario de Urkiola.

Pues una vez más, os invito a acompañarme, desafiando una vez más a las inclemencias meteorológicas, jeje, que al final el monte no lo cierran por la lluvia y el paseo no va a entrañar dificultad como para tener que echarnos atrás por unas cuantas gotas.

De Arraiz a Ganeta pasando por Erreztaleku

Este domingo, a las ocho y media de la mañana, más o menos, nos encontrabamos Maitane, Jose, Adrian y yo. Poco después llegaba Josu, debido a problemillas de horario con los autobuses de Bizkaibus.

El tiempo no era demasiado alagueño, ya que las abundantes nubes que cubrían Bilbo, comenzaron a dejar caer algunas gotas. En cuanto llegó Josu, cogimos nuestros coches dispuestos a comenzar el paseo. Dejamos uno de los coches junto a Iberdrola, pasado el puente de San Adrian. Después nos montamos todos en el otro y bajamos hacia el barrio de Rekalde, desde donde tomamos dirección Betolaza y posteriormente hacia Arraiz, donde dejaríamos el coche y comenzaría nuestro camino.

La lluvia no parecia decidirse a caer, con lo que el tiempo al final fue perfecto para poder ir al monte. Nublado y no demasiado frío. El paseo inicial nos llevó a la primera disyuntiva, si seguir por la pista principal o subir a saco por la ladera de Erreztaleku. Al final como se suele decir “from lost to the river”, nos pusimos a subir por el sendero que remontaba el Erreztaleku, de forma directa. Este camino aunque duro, nos ofreció otras satisfacciones. Por un lado varias paradas obligadas, no solo a tomar aire, sino también a disfrutar de las vistas de Bilbao y sus alrededores que se nos abrían delante. Además en una de estas, Adrian, como no podría ser de otra forma, vió un pequeño corzo, o cerbatillo, que por supuesto se puso a seguir ladera abajo.

Después de esto, llegamos a la cima de Erreztaleku, y de aquí facilmente a Ganeta. Una vez allí decidimos dar buena cuenta de nuestros hamaiketakos, un poco más abajo en la zona de la campa de Pagasarri. Allí había muchisima gente. Finalmente antes de comenzar el descenso, decidimos acercarnos a echar un par de fotos en el buzón de Pagasarri, ya que había gente que no había estado nunca en el “Techo de Bilbao”.

Una vez iniciado el camino de vuelta, esta vez por la ruta habitual de ascenso al Pagasarri, nos encontramos con una rama de Jatorrak, grupo eskaut del Casco Viejo, que subían hacia el Paga.

Finalmente recogimos el coche en Iberdrola y nos dirigimos a Arraiz nuevamente, para recoger el otro coche que habíamos dejado allí. Uno de los coches se nos cobrecalentó un poquito, así que aprovechamos para poner la guinda a una mañana de monte, comiendo unas rabas en uno de los bares de Arraiz.

Una mañana perfecta de monte, y ya esperando la siguiente, el primer fin de semana de Diciembre, en el Saibi.

Ganekogorta desde Bilbao

Como en el caso del Pagasarri, comenzamos el camino en la estación de Abando. Subimos junto a las paradas de Bizkaibus, para después encaminarnos hacia el barrio de San Adrian. Cruzamos de lado a lado el barrio, hacia el puente que pasando por encima de la autopista, llega hasta Iberdrola. Aquí encontramos una fuente, en la que podremos llenar las cantimploras.

Bordeando las instalaciones de Iberdrola, dejando las mismas a mano izquierda, comenzamos a subir hasta que encontramos otra fuente, en el momento en que el camino comienza a ascender hacia la derecha. Encontramos también un pequeño bordillo de cemento, que impide el acceso a los vehículos. Pasando este bordillo, el camino todavía asfaltado nos lleva a una carretera. Con cuidado circulamos por ella, unos 50 metros, hasta coger un camino peatonal que asciende con gran pendiente a mano izquierda. Este camino vuelve a enlazar con la carretera poco más arriba.

De vuelta en la carretera, pasamos al lado del bar Etxeberria, que distinguiremos por el gran escudo del Athletic que tiene dibujado en la pared. Aquí de nuevo encontramos una fuente, donde poder repostar el agua. Seguimos por la carretera, pasando un depósito de agua y llegando a una zona de descanso, al lado de un pequeño parking. Aquí encontramos varios caminos que se desvían, pero nosotros seguimos ascendiendo.

Poco más tarde vemos el desvio hacia la ermita de San Roque, que se alza a nuestra izquierda en lo alto de una pequeña loma. Nuestro camino continua por la pista principal. Nos encontramos enseguida con un porton, que impide el acceso a vehículos no autorizados. Una vez pasado este portón, comenzamos a subir por una pista igualmente ancha, pero de grava y tierra. La pendiente va en aumento, serpenteando hasta llegar a un cruce de caminos. Aquí encontramos por un lado la pista que asciende desde Arrigorriaga, y por otro dos opciones de ascenso a Pagasarri, por un lado el camino antiguo que sube con más pendiente entre árboles, o bien la pista nueva, ancha y cómoda que asciende es un recorrido mucho más largo.

Cogemos el camino antiguo, acondicionado en el comienzo con un par de escalones de cemento, para facilitar el acceso al mismo. El camino de tierra serpentea entre árboles, pasando una pequeña valla. Este camino puede resultar más engorroso en caso de lluvia, ya que se forman grandes barrizales. Dejamos atrás un par de manantiales pequeños a mano derecha, y enseguida al aumentar la pendiente del camino, el sendero nos devuelve a una pista ancha de tierra y gravilla. En este punto, podemos o bien ir a la izquierda hacia el cercano Pastorekorta, o bien subir a mano derecha, hacia Pagasarri.

Desde aquí el camino no tiene pérdida hasta la campa del Pagasarri. Lo único reseñable sería que desde que retomamos la pista ancha, en la primera curva a izquierdas que hace la pista, dejamos a mano derecha un sendero que nos conduce a Monte Avril.

Una vez llegados a la campa del Pagasarri, a mano derecha la pista ancha continua hacia Monte Avril, además encontramos otra que asciende directamente hacia la cumbre del Ganeta. A mano izquierda dejamos el bar y un poco más allá la cima de Pagasarri.

Nuestro camino sigue de frente, atravesando la campa de Pagasarri, al otro lado y pasado un portón, encontramos una pista que parece descender. Seguimos por ella, hasta llegar a las faldas de Ganekogorta.

Aquí comenzamos una ascensión con gran pendiente hasta llegar a lo alto de la lomada, que atravesaremos por los collados de Erdiko Landa y Biderdi. La senda transcurre a media altura, dejando a mano izquierda diferentes cimas, como la del Biderdi. En suave ascenso por la cresta, alcanzamos por fin la cima de Ganekogorta. Aquí podemos encontrar una cima amplia, coronada por un punto geodésico, con el buzón incrustado en el y una mesa informativa con los nombres de las diferentes cimas que quedan a la vista desde aquí.

Pagasarri desde Bilbao

Comenzamos el camino en la estación de Abando. Subimos junto a las paradas de Bizkaibus, para después encaminarnos hacia el barrio de San Adrian. Cruzamos de lado a lado el barrio, hacia el puente que pasando por encima de la autopista, llega hasta Iberdrola. Aquí encontramos una fuente, en la que podremos llenar las cantimploras.

Bordeando las instalaciones de Iberdrola, dejando las mismas a mano izquierda, comenzamos a subir hasta que encontramos otra fuente, en el momento en que el camino comienza a ascender hacia la derecha. Encontramos también un pequeño bordillo de cemento, que impide el acceso a los vehículos. Pasando este bordillo, el camino todavía asfaltado nos lleva a una carretera. Con cuidado circulamos por ella, unos 50 metros, hasta coger un camino peatonal que asciende con gran pendiente a mano izquierda. Este camino vuelve a enlazar con la carretera poco más arriba.

De vuelta en la carretera, pasamos al lado del bar Etxeberria, que distinguiremos por el gran escudo del Athletic que tiene dibujado en la pared. Aquí de nuevo encontramos una fuente, donde poder repostar el agua. Seguimos por la carretera, pasando un depósito de agua y llegando a una zona de descanso, al lado de un pequeño parking. Aquí encontramos varios caminos que se desvían, pero nosotros seguimos ascendiendo.

Poco más tarde vemos el desvio hacia la ermita de San Roque, que se alza a nuestra izquierda en lo alto de una pequeña loma. Nuestro camino continua por la pista principal. Nos encontramos enseguida con un porton, que impide el acceso a vehículos no autorizados. Una vez pasado este portón, comenzamos a subir por una pista igualmente ancha, pero de grava y tierra. La pendiente va en aumento, serpenteando hasta llegar a un cruce de caminos. Aquí encontramos por un lado la pista que asciende desde Arrigorriaga, y por otro dos opciones de ascenso a Pagasarri, por un lado el camino antiguo que sube con más pendiente entre árboles, o bien la pista nueva, ancha y cómoda que asciende es un recorrido mucho más largo.

Cogemos el camino antiguo, acondicionado en el comienzo con un par de escalones de cemento, para facilitar el acceso al mismo. El camino de tierra serpentea entre árboles, pasando una pequeña valla. Este camino puede resultar más engorroso en caso de lluvia, ya que se forman grandes barrizales. Dejamos atrás un par de manantiales pequeños a mano derecha, y enseguida al aumentar la pendiente del camino, el sendero nos devuelve a una pista ancha de tierra y gravilla. En este punto, podemos o bien ir a la izquierda hacia el cercano Pastorekorta, o bien subir a mano derecha, hacia Pagasarri.

Desde aquí el camino no tiene pérdida hasta la campa del Pagasarri. Lo único reseñable sería que desde que retomamos la pista ancha, en la primera curva a izquierdas que hace la pista, dejamos a mano derecha un sendero que nos conduce a Monte Avril.

Una vez llegados a la campa del Pagasarri, a mano derecha la pista ancha continua hacia Monte Avril, además encontramos otra que asciende directamente hacia la cumbre del Ganeta. Nosotros nos dirigimos a mano izquierda, cruzando la zona de esparcimiento en dirección al bar. Desde aquí podemos seguir los numerosos senderos que ascienden desde el bar hasta la cercana cumbre del Pagasarri, coronada por varios buzones.

Ganeta desde Arraiz

En este caso comentamos el ascenso a una cumbre Bilbaina, coronada por una gran antena de repetición. De hecho es la antena que muchas veces se adjudica a su vecino más conocido el Pagasarri.

Nuestro camino comienza en Arraiz, barrio de Bilbao, cerca de Betolaza. Aquí, subiendo por la carretera, encontramos dos restaurantes, y una fuente. Junto al restaurante Casa Galicia, parte una pista balizada, con unos carteles que marcan Arraiz en un sentido y Pagasarri en otro.

Comenzamos pues un comodo paseo por este camino, hasta llegar al collado de Artain, donde se une al camino la pista que asciende desde Alonsotegi (ruta alternativa). Una vez en el collado, vemos un cartel que nos marca nuevamente Pagasarri, y poco más abajo un cruce. En esta ocasión vemos un camino que desciende al principio desde el collado, el de la izquierda, que conduce a Gangoiti y Pagasarri, y otro, el de la derecha que nos conduce a Ganeta.

Aquí podemos seguir como decimos el camino de la derecha, cruzando un porton de cemento, o bien acortar por un sendero que asciende en vertiginosa pendiente junto a los carteles del cruce. Este sendero asciende paralelo al vallado, cruzando unos árboles más arriba, para desembocar nuevamente en la pista principal que hemos abandonado en el cruce. La ventaja del senderito, es poder admirar las vistas impresionantes tanto de Bilbao, como de los alrededores que se extienden ante nuestros ojos.

De vuelta en la pista principal, encontramos una pequeña mesa, en la que podemos tomar aire después del esfuerzo que nos supondrá el subir por el sendero. Aquí nuevamente tenemos dos opciones, o bien seguir por la pista, o continuar directos hasta la cima de Erreztaleku.

Nosotros seguimos por la pista principal, bordeando la cima, hasta otro portón, donde encontramos una pista despejada que asciende a la izquierda del portón y que acaba en la misma cima de Erreztaleku. Nosotros continuamos camino por la pista ancha, que deja a mano izquierda el buzón que marca la ya mencionada cima de Erreztaleku. Esta pista crestea pasando por un pequeño alto con una antena, hasta llegar finalmente a la cima de Ganeta.

Esta cima la reconocemos porque se encuentra dentro de  las instalaciones de la antena. La pista entra en el recinto, y pasa dejando la antena a mano derecha. Aquí, justo a los pies de la valla de la portentosa antena, encontramos el pequeño buzón que marca la cima de Ganeta.

Ahora desde aquí, a nuestros pies encontramos una pequeña ladera llena de árboles que nos llevan enseguida a la campa del Pagasarri. El descenso se puede realizar por la subida clásica de Pagasarri.

Erreztaleku desde Arraiz

Nuestro camino comienza en Arraiz, barrio de Bilbao, cerca de Betolaza. Aquí, subiendo por la carretera, encontramos dos restaurantes, y una fuente. Junto al restaurante Casa Galicia, parte una pista balizada, con unos carteles que marcan Arraiz en un sentido y Pagasarri en otro.

Comenzamos pues un comodo paseo por este camino, hasta llegar al collado de Artain, donde se une al camino la pista que asciende desde Alonsotegi (ruta alternativa). Una vez en el collado, vemos un cartel que nos marca nuevamente Pagasarri, y poco más abajo un cruce. En esta ocasión vemos un camino que desciende al principio desde el collado, el de la izquierda, que conduce a Gangoiti y Pagasarri, y otro, el de la derecha que nos conduce a Ganeta.

Aquí podemos seguir como decimos el camino de la derecha, cruzando un porton de cemento, o bien acortar por un sendero que asciende en vertiginosa pendiente junto a los carteles del cruce. Este sendero asciende paralelo al vallado, cruzando unos árboles más arriba, para desembocar nuevamente en la pista principal que hemos abandonado en el cruce. La ventaja del senderito, es poder admirar las vistas impresionantes tanto de Bilbao, como de los alrededores que se extienden ante nuestros ojos.

De vuelta en la pista principal, encontramos una pequeña mesa, en la que podemos tomar aire después del esfuerzo que nos supondrá el subir por el sendero. Aquí nuevamente tenemos dos opciones, o bien seguir por la pista, o continuar directos hasta la cima de Erreztaleku.

Nosotros seguimos por la pista principal, bordeando la cima, hasta otro portón, donde encontramos una pista despejada que asciende a la izquierda del portón y que acaba en la misma cima.

En la cima, la pista gira a la derecha, hacia el collado que nos lleva hasta Ganeta y Pagasarri. En este caso salimos de la pista principal, para encontrar un pequeño buzón que marca la cima y un cartel informativo que nos muestra las diferentes poblaciones y cimas que podemos vislumbrar desde aquí.

Serantes desde el Puente Colgante

Comenzamos el recorrido junto al Puente Colgante, de aqui cogemos el paseo que transcurre junto a la ría. Por este paseo sin darnos practicamente cuenta dejamos Portugalete y entramos en Santurtzi. Al final del paseo, encontramos que podemos seguir de frente por el muelle, o bien seguir por el paseo que tuerce a izquierda, dejando a la derecha el puerto.

El paseo continua pues ahora dejando a mano izquierda unas instalaciones deportivas y a derecha unos muelles de atraque para embarcaciones pequeñas. Esta segunda parte del paseo desemboca en el mercado de Santurtzi, desde donde podemos ver la estatua de la Virgen del Carmen.

Frente al mercado, abandonamos el paseo para cruzar las vías del tren, y dirigirnos hacía la Iglesia, que dejamos a mano izquierda, para subir por un pequeño tramo peatonal, hacia la boca del metro de Santurtzi. Aquí cruzamos la calle, y tomamos la calle Mamariga, que no dejaremos hasta llegar ya prácticamente a las faldas del Serantes.

Una vez llegados al final de la calle Mamariga, tomamos la cuesta peatonal que sube entre casas, hasta acabar poco después. Aquí a mano izquierda encontramos unas escaleras, que nos conectan con el camino del Serantes. Este camino es una pista o carretera cementada, que comenzamos a subir a mano izquierda desde las escaleras, atravesando las últimas casas de Santurtzi. La pista sube haciendo grandes curvas. Nos pasa por un par de sitios donde podemos descansar en pequeñas mesas de madera, antes de llegar a una zona más amplia, donde a los pies del camino cementado encontramos una zona recreativa, con una fuente y varios elementos que solían hacer las veces de columpios.

En esta campilla, podemos ver el camino que sube desde Cabieces. Para seguir subiendo tenemos dos opciones, o bien seguir por e camino cementado, que a la larga llega hasta la cima del Serantes, o bien coger una pista de tierra que parte junto a una casona. Podemos ver un cartel que nos marca que por este camino podemos llegar a Punta Lucero.

Trás un corto ascendo por la pista de tierra, llegamos a una pista un poco más ancha, también de tierra que nos lleva hasta las ruinas de la fortaleza del Serantes, ahora en proceso de reconstrucción y rehabilitación. Junto a las ruinas, nos encontramos con un pequeño merendero y una fuente, sitio perfecto para hacer un pequeño hamaiketako o bien comer.

Desde aquí nuevamente podemos retomar la pista cementada que abandonamos más abajo, pero optamos por subir directamente hasta la torre en ruinas, que se encuentra en la cima, por un camino de tierra que sube entre pequeños árboles, de forma muy directa, y con una considerable pendiente. Esta última subida es exigente, pero no entraña mas dificultad que bajar un poco el ritmo, ya que no es excesivamente larga.

Finalmente llegamos a la cima, donde lo primero que encontramos junto a la torre en ruinas, es una pequeña mesa informativa de piedra, que nos marca los nombres de las poblaciones y cimas a la vista desde este punto. Pasando ya tras la torre, encontramos varios buzones, el punto geodésico y la antena de repetición que corona el monte. Junto a la antena, tenemos un mirador muy bien cuidado.

Junto al mirado, vemos el último repecho del camino cementado. Si bajamos un poco por dicho camino, podemos ver que en la primera curva desde la cima, se encuentra a mano izquierda el sendero que  nos conduce a Punta Lucero.

El descenso lo realizamos por el mismo camino de subida.

Upo desde Usansolo

El camino comienza en la estación de Euskotren de Usansolo, en Galdakao. Una en la calle, llegamos hasta la rotonda que da acceso a la estación, aquí cogemos el camino de la derecha, y este nos conduce hasta un puente a mano derecha que pasa por encima de las vías del tren.

Trás el puente, cogemos la estrada que marca Lekubaso. Esta carretera, posteriormente se convertirá en pista, hasta llegar a la presa de Lekubaso (4 km). En este punto tenemos dos opciones, o coger el camino que asciende a mano derecha al llegar a la presa, o bien seguir adelante y subir por el collado que separa el Upo del Artanda. Esta segunda opción será la que cojamos nosotros, dejando la primera como ruta de descenso.

Dejamos la presa a nuestra izquierda siguiendo el camino por el que veníamos desde Usansolo. Enseguida nos encontramos con un cruce de caminos. Un camino (a la izquierda) continua junto al embalse, mientras que el camino de la derecha, el que vamos a coger, asciende pegado a la falda del monte. Seguimos por esta pista sin desviarnos hasta que encontramos un cruce en una granja. Aquí tenemos señalizaciones, que nos indican por un lado el camino hacia el Mandoia, y por otro los caminos a Artanda y Upo.

Poco después de comenzar a subir por el camino que indica el Upo,  vemos un desvío a mano izquierda, que nos lleva a un merendero. El camino bordea el merendero, de forma que si decidimos parar en él, podemos retomar el camino por el extremo opuesto del merendero, sin necesidad de volver atrás.

Al pasar el merendero, encontramos una fuente, la única que encontraremos en todo el recorrido. El camino continua ascendiendo dejando la fuente a mano derecha. Enseguida nos encontramos con varios cruces de caminos, que solventamos cogiendo siempre el principal, y descartando los sendero más estrechos que nos queden a los lados.

Finalmente encaramos el final del camino. Aquí de nuevo tenemos dos opciones, o bien acortar el camino por el cortafuegos, camino directo y corto, pero con una pendiente muy fuerte, o bien bordear la cima por la derecha, aunque finalmente no conseguiremos reducir demasiado la pendiente de los últimos repechos.

Ruta de descenso (Ruta alternativa de ascenso):

Comenzamos el descenso por la vertiente opuesta al cortafuegos por el que hemos subido. La pista desciende en fuerte pendiente durante un buen rato, bordeada por árboles hasta llegar a una valla metálica. Durante el descenso dejamos a los lados varios caminos que enlazan con la subida desde Arrigorriaga.

Una vez en la valla, tomamos el camino a la derecha, siguiendo paralelos al a valla. Enseguida el camino comienza a descender hacia nuestra derecha, siguiendo la falda del Upo. No tendremos que andar mucho hasta la primera bifurcación. Aquí tenemos que elegir entre seguir por la pista por la que venimos o bien coger un camino que parece descender retrocediendo hacia la izquierda. Este es el camino que debemos tomar. Enseguida nos damos cuenta de que este camino toma dirección a Usansolo. Siguiendo esta ruta, veremos como poco a poco vamos acercándonos de nuevo al río, hasta que finalmente, desembocamos en el camino principal que comunica Usansolo con la presa de Lekubaso. Este camino pues es la ruta alternativa de subida que mencionábamos anteriormente.

Excursión al Upo

Ayer nos juntamos Maitane, Josu (Bermeo) y yo para la subida al Upo. Quedamos a las 8:45 de la mañana en la estación de tren de Usansolo, para comenzar la excursión desde allí. Ya de camino a la presa de Lekubaso, nos encontramos con un grupo de mendizales del barrio, que se dirigían al Upo y Artanda.

A la altura de la presa, nos separamos de ellos, ya que tomamos una ruta alternativa para la subida. En vez de subir directamente al Upo ,decidimos ir hasta el collado que separa Upo de Artanda, para subir de forma más suave, pero más larga. Una vez en el cruce del collado, que marca caminos a Upo, Artanda y Mandoia, cogimos el camino al lado del merendero, que nos llevó sin más dificultad hasta el repecho final. En vez de bordear la cima, decidimos subir directos por el cortafuegos. Un repecho duro, pero corto, con lo que no tuvimos más complicación.

Una vez en la cima, echas las fotos de rigor y después de haber admirado las vistas del gran Bilbao que se nos presentaban, decidimos descender un poco para poder hacer hamaiketako, ya que el viento pegaba con bastante fuerza en la cima, lo que hacía incómoda la estancia allí.

Esta vez decidimos coger una ruta altarnativa a la de subida, para realizar el descenso. En vez de volver por el camino de ida, buscamos el camino que nos llevara directamente de vuelta a la presa. Una vez hecho el hamaiketako unos metros más abajo de la cima, en una campita que ofrecía cierto cobijo ante el viento, seguimos bajando. Después de solventar un par de dudas, en algún cruce, conseguimos llegar a punto donde nos habíamos propuesto, al camino que en a presa había tomado el grupo de mendizales de Usansolo.

Una vez en la presa, solo nos quedaba el retorno a Usansolo, donde nos separamos, para ir cada uno a comer, después de haber disfrutado de un agradable paseo por un monte sencillo, pero lleno de atractivos para pasar un buen día. Además gozamos de un clima propicio para andar por el monte, ya que la temperatura era agradable, y al haber nubes, la subida se hizo bastante amena.

Mello desde el puerto de Las Muñecas

Monte situado en la frontera de Bizkaia y Cantabria. La sierra del Mello, comienza en el puerto de Las Muñecas, que comunica Sopuerta con Castro Urdiales. Este monte situado en las Encartaciones, es el más alto de la cima, con 636 metros. Se plantean dos posibles rutas de ascenso, desde el citado puerto de las Muñecas, o bien desde Muskiz. La cima está coronada por dos buzones, uno bastante sencillito, del Grupo de Montaña Mello, y otro más elaborado, con forma de castillo, que llama bastante la atención.

Esta ruta comienza en el puerto de las muñecas. Según subimos desde Sopuerta, la pista queda  a mano derecha de la carretera, a la altura de los carteles que señalizan la frontera de Bizkaia con Cantabria. La pista, de cemento, comienza el ascenso con una pendiente moderada, para suavizarse bastante un poco más arriba, al acabar la zona de cemento. Una vez acabada, tenemos media hora de ascenso muy suave, por pista de monte. A lo largo del camino encontraremos varias desviaciones hacia los lados. Las desechamos, y seguimos por el camino principal, marcado por las marcas rojas y blancas de la GR-123.  Este camino nos lleva hasta el cruce que mencionamos más arriba, desde el cual no hay perdida a la cima.