El juego de los Derechos Humanos

Todo se puede aprender jugando. Los mejores juegos son aquellos en los que a parte de una buena dosis de risas descubrimos nuevas realidades del mundo, sobre todo en algo tan importante como los derechos humanos . ¡Sí, sí!, esa declaración que reconoce los derechos que toda persona tiene por el simple hecho de nacer y de la que conocemos poco más que ese artículo que dice: “tod@s nacemos libres e iguales en dignidad y derecho”.

¿Te atreves a jugar con nosotros?

Materiales:

  • Tablero del Juego de los Derechos Humanos
  • Fichas (pueden ser pos-its, fichas de parchís o que los chavales las hagan las suyas propias).
  • Un dado
  • Alguna fotocopia de la declaración de los Derechos Humanos como material de apoyo.

Desarrollo:

  1. Dividiremos a los jugadores/as en grupos, es importante que sean pares, ya que habrá el mismo número de equipos libres y equipos no libres. Cada equipo elegirá portavoz.
  2. Luego hay que sortear con un dado quienes juegan como libres y quienes no, los que en la primera tirada saquen los números más altos elegirán primero. Tiene que haber el mismo número de ambos tipos.
  3. Empiezan a jugar los libres tirando el dado y moviendo su ficha ese número de casillas
  4. Si la ficha cae en una casilla negra el grupo deberá responder a la pregunta correspondiente (ver fichas de preguntas para libres y para no libres).
  5. Si las fichas de los libres y los no libres coinciden en una misma casilla, los libres deberán retroceder una casilla. Pero si coinciden en una casilla negra no pasa nada.
  6. El grupo ganador es el que llega primero a la casilla 77 con una tirada de dado exacta. Si pasa de largo, deberá retroceder
  7. Una vez acabado el juego es importante un espacio de debate y reflexión con cuestiones como: ¿Qué son los derechos humanos?, ¿Cuáles son?, ¿Qué quiere decir ser una persona libre?, ¿Cómo se han sentido?, ¿Han intentado mejorar la situación de desigualdad?, ¿Qué quiere decir, no ser libre y no poder disfrutar de los derechos que como seres humanos nos corresponden?, ¿Qué sentimientos se tienen, en cada uno de los dos casos?…

Descárgate de aquí el tablero o crea el tuyo propio.

Normas para jugadorxs libres

5.- Di dos derechos humanos. Si la respuesta no es correcta, retrocede dos casillas.

9.- Te encuentras en una isla desierta. Aquí todavía no hay reglas ni leyes ni derechos. Podrás salir de la isla si promulgas tres leyes. Adelanta tres casillas si lo consigues.

14.- Has participado en una manifestación. Te han cogido. Para quedar en libertad necesitas un/a abogadx. Por suerte tienes unx de los buenxs y permaneces preso poco tiempo. Un turno sin tirar.

17.- En la campamento han impuesto una nueva norma: durante el día se prohíbe ir al servicio y solo se puede ir de noche. No estás de acuerdo y quieres emprender alguna acción. Idea un “slogan”. Un turno sin tirar.

21.- Te castigan por algo que no has hecho. No callas y dices lo que piensas. Avanza dos casillas.

25.- En mucho países del mundo se violan los derechos humanos. Nombra tres países donde esto ocurra. Si no los sabes, es que todavía no tienes ni idea de lo que son los derechos humanos. ¡Retrocede tres casillas!

27.- Eres periodista y estás enfadado: el gobierno ha impuesto la censura. Si puedes explicar qué es la censura, avanza una casilla.

28.- Se ha abolido la censura. Puedes volver a escribir y decir todo lo que quieras. Estás tan contento que os abrazáis todo el grupo. Como premio, vuelve a tirar.

35.- Has ido de vacaciones a un país donde no se respetan los derechos humanos. Por ejemplo, no hay libertad de expresión. Durante un control policial, descubren en tu maleta un libro prohibido en aquel país. Escoge:

  • 5 turnos sin tirar.
  • Continúas jugando como no libre

36.- Tienes el poder. Si en este momento hay alguien no libre en la casilla 14, puedes decidir qué haces con él/ella. ¿Le dejas salir de la casilla? ¿Tiene que quedarse? Decide.

39.- Han cogido presa a tu amiga de Guatemala. El gobierno no quiere decir dónde está. Dicen que no saben nada. Tu amiga ha “desaparecido”. Vas a buscarla y la encuentras en la casilla 32. Retrocede hasta allí.

47.- Eres sospechos@ de haber roto los cristales de la escuela. La policía te ha llevado a comisaría pero se ha olvidado de avisar a tu padre o madre. Un turno sin tirar.

53.- Vives en un país democrático. Puedes elegir quién tiene que gobernar. Todo el mundo, a partir de una determinada edad, tiene derecho al voto. Ahora hay elecciones. Hay 6 partidos políticos. Decide tú mismo (de 1 a 6) cuántas casillas quieres avanzar.

59.- Un@s chic@s han pegado a un amig@ tuyo en la calle. Tú ibas hacia a la escuela con el tiempo justo. Te paras a ayudarle y llegas tarde a la escuela .Te quedas un turno sin tirar.

63.- De nuevo estás de suerte: has llegado a la aduana y, como jugador libre, puedes pasar por el atajo. Hasta la casilla 75 no se te harán más preguntas.

66.- Por internet has conocido que alguien ha sido torturad@ en la cárcel. Estás en contra de la tortura y decides escribir una carta. Escribes al gobierno para pedir que no torturen más. Un turno sin tirar.

68.- Todo el mundo tiene derecho a la libertad de expresión. Di tu opinión sobre este juego. Escribe en un papel: “Pienso que este juego es …” Puedes volver a tirar.

70.- La situación política de tu país ha cambiado bruscamente. El nuevo gobierno no ha sido elegido de forma democrática y no respeta los derechos humanos. Es una pena, pero ya no eres un/a jugador/a libre. Vuelve a empezar el juego como jugador/a no libre.

73.- Estás celebrando la liberación de un/a pres@ de conciencia. Avanza tantas casillas como haya indicado el dado del último jugador/a no libre que lo haya tirado.

76.- Te parece que casi lo has conseguido, pero lo has tenido muy fácil. Dos turnos sin tirar. Durante este tiempo dibuja en la pizarra o en un papel que son los derechos humanos.

Normas para jugadorxs no libres 

5.- Di 5 derechos humanos. Si no lo consigues vuelve a empezar.

9.- Has llegado a una isla poblada. Alguien que ha llegado antes ha introducido una serie de reglas, derechos y leyes. Desafortunadamente, estas leyes no se avienen con tu manera de pensar. No puedes vivir en la isla y te echan. Retrocede dos casillas.

14.- Has participado en una manifestación. Te han cogido. Mala suerte: no tienes abogado. Continúas jugando cuando saques un 6.

17.- En el campamento han impuesto una nueva norma: durante el día no se podrá ir al lavabo, solo por la noche. Tu tienes muchas ganas y te lo haces encima. Ve a la tienda a cambiarte. Dos turnos sin tirar.

21.- Te castigan por algo que no has hecho. ¡Tú callas! Retrocede dos casillas.

25.- En muchos países del mundo se violan los derechos humanos. Nombra tres países donde esto ocurra. En tu país tampoco se respetan los derechos humanos. Como persona no libre casi no has tenido oportunidad de ir a la escuela. Si a pesar de todo puedes nombrar los tres países avanza seis casillas.

27.- Eres periodista y estás enfadad@: el gobierno ha impuesto la censura. Si puedes explicar qué es la censura avanza una casilla.

28.- La censura todavía no ha sido abolida para ti. Lástima, pero todavía no puedes escribir ni decir lo que piensas. Vuelve a tirar y retrocede tantas casillas como indique el dado.

35.- Estás de vacaciones en un país no democrático. Durante un control policial descubren en tu maleta un libro prohibido en aquel país. No puedes disfrutar de tus vacaciones aunque estés muy cansado; tanto que te quedas un turno sin tirar.

39.- Te han cogido. El gobierno no quiere decir dónde estás. Eres un “desaparecid@”. Al siguiente turno apareces en la casilla 32.

47.- La policía te ha cogido porque sí y te ha estado interrogando todo el día. Tu no has hecho nada, pero a pesar de todo debes quedarte un turno sin tirar

53.- Hay elecciones en tu país. Pero no hay nada que elegir porque sólo hay un partido. ¿Qué haces?:

  • Votas al único partido: avanza una casilla.
  • Lo consideras injusto y no votas: un turno sin tirar.

59.- Unos chic@s han pegado a tu amigo en la calle. Tu ibas a la escuela con el tiempo justo. No le ayudas y llegas puntual a la escuela. Los demás jugadorxs no te dirigirán la palabra durante dos turnos y te consideran un/a “gallina”. Te quedas un turno sin tirar.

63.- Vuelves a estar de mala suerte: como jugador/a no libre no puedes pasar por el atajo. Continúa por el camino normal.

66.- Has tenido noticias de que alguien está siendo torturado en la cárcel. Querrías emprender acciones pero en tu país está prohibido. Te sientes un preso en tu propio país. Un turno sin tirar.

68.- Todo el mundo tiene derecho a la libertad de expresión. En tu país no existe este derecho. A pesar de ello has expresado en el periódico tu opinión sobre este juego: “¡una tontería!”. En un país donde no hay libertad de expresión no puedes hacerlo. Te meten en la cárcel y sólo podrás salir si otro jugador cae en la casilla 68.

70.- La situación política de tu país ha cambiado radicalmente. El nuevo gobierno ha sido elegido democráticamente y respeta los derechos humanos. A partir de ahora eres un jugador/a libre. Empieza por la casilla 63 y, por supuesto, sigue por el atajo.

73.- Gracias a las acciones de ONGs como Amnistía Internacional eres libre. Avanza hasta la casilla 77. ¡Ya has llegado!

76.- Hasta ahora no lo has tenido nada fácil. Ahora tienes tres oportunidades para sacar un 1. Finalmente tienes un poco de suerte.

Si te ha gustado este juego está basado en uno ideado en la Sección Holandesa de Amnistía Internacional con  la traducción y rediseño del Grup d’Educadors d’A.I-Catalunya y adaptado por Goitibera.

Más juegos de A.I. http://amnistiacatalunya.org/edu/pdf/index.html#4p

“La educación en los Derechos de la Infancia se vive” Elena Ayarza, directora de la oficina de infancia y adolescencia del Ararteko

Cuando desde Goitibera hablamos con Elena Ayarza, la directora de la Oficina de la Infancia y la Adolescencia del Ararteko, le hicimos muchas preguntas interesantísimas. Algunas no tenían hueco en nuestro número 301. Aquí podréis encontrar todas ellas.

Este mes de noviembre la Convención de los Derechos de los Niños y Niñas cumple 25 años. Elena Ayarza dirige la Oficina de la Infancia y la Adolescencia del Ararteko, desde donde trabajan para defender que se respeten los derechos de niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Elena fue eskaut y a día de hoy todavía se siente orgullosa del compromiso que hizo con catorce años.

Elena Ayarza

 

¿En que sentido trabajáis desde el Ararteko por los Derechos de la Infancia?

La oficina de la infancia y la adolescencia que forma parte de la institución del Ararteko, tiene el mismo cometido que la ley manda a la institución en sí. Este supone la defensa de los niños y las niñas cuando uno de sus derechos ha sido vulnerado. Esto significa que una persona en representación de estxs chavalxs, ell@s mismos con su voz propia, de manera individual o colectiva, vienen y trasladan que tienen un problema en el que se esté vulnerando alguno de sus derechos. Nosotrxs, como oficina, podemos reclamar que las administraciones respondan a esta vulneración de derechos.

Pero también tomamos una actitud mas proactiva, no vamos a esperar a que venga alguien a reclamar que su derecho ha sido vulnerado, vamos a intentar que esta vulneración de derechos se dé en la menor medida posible. Por ejemplo, colaboramos con el departamento de educación sobre todas las cuestiones que tienen que ver con el acoso a chavales y chavalas por diferentes motivos. Buscamos mejorar las políticas públicas y para ello colaboramos con las administraciones para que en los sitios donde hemos ido detectando que puede haber una vulneración de derechos. También trabajamos la promoción de derechos, de insistir, de contar, de difundir la convención.

 

¿Está la sociedad vasca preparada para responder con hechos a la educación sobre la Convención de Derechos de la Infancia que se da en las escuelas?

La educación para los derechos no se da en la escuela, es una cosa que en primer lugar se vive. No puedes separar escuela y sociedad, la primera es un reflejo de la segunda. También hemos ido avanzando en ser conscientes de que niños y niñas tienen unos derechos y una situación particular, y eso se ha vivido a muchos niveles. La sociedad se ha hecho mas consciente y la escuela en ese sentido lo ha reflejado. En las escuela se pueden dar cosas más vinculadas a la educación en valores y relacionadas con el respeto a los grandes principios que empapan toda la Convención.

 

 

¿Se esta llevando a cabo alguna iniciativa desde Euskadi para promover los Derechos de los niños y niñas??

No hay una asignatura en la que digas: “esto es educación en valores”, pero tu puntualmente puedes decir: “quiero que se conozcan los derechos de los niños y niñas”, y puedes hacer algún acto, alguna actividad en las que se conozcan por las personas adultas y también por los chicos y las chicas. Para nosotros y nosotras, desde la oficina de infancia y adolescencia del Ararteko, el trabajo por los derechos de los niños y las niñas es una constante. Pero también somos conscientes de que hay centros educativos y organizaciones que trabajan normalmente en clave educativa, y no estoy hablando únicamente de la educación formal. Además, siempre que trabajamos elementos que tienen que ver con revindicar, construir una educación y una salud para todos y todas, trabajar por los chicos y chicas que tienen problemas familiares, por los chavales y chavalas LGTB que tienen dificultades para ser aceptad@s y son objeto de acoso; todo eso es trabajar por los derechos. Los contextos en lo que se puede trabajar por estos derechos son inmensos.

 

Entonces ¿dónde aprenden los niños y niñas sus derechos?

Aprenden donde se aprende, que es en todas partes: en sus casas, con sus colegas, en el colegio. Pero además ellos y ellas son muy conscientes de las incoherencias que a veces trasmitimos, de los mensajes trasladados en unos contextos y en otros: “aquí me están diciendo que lo importante es ser el más fuerte y ganar sea como sea y aquí me están diciendo que lo importante es participar, ¡a ver quién tiene razón!”. Los chavales son sensibles a la incoherencia. A veces les das mensajes en clase del tipo de tenemos que ser todos iguales y si a alguien le cuesta hay que ayudarle; pero por otro lado se les dice que si eres el mas listx lo importante es que tú triunfes, y si alguien se nos va quedando por el camino pues da igual. Muchas veces la propia sociedad somos incoherentes, y ahí estamos todxs lanzando mensajes a niños, niñas y adolescente, y justamente esa incoherencia es lo que van viendo. En ese sentido también es muy importante quien se convierte en persona de referencia para los chicos y las chicas, lo que hagan esas personas va a ser lo que va a tener más peso en como se construyen, es aquello que va haciendo poso y ayuda a los chavales y las chavalas.

 

¿Y ser eskaut que aporta a la educación por los Derechos de la Infancia?

Es una modalidad de educación en el tiempo libre con clara intencionalidad educativa, todas esas fortalezas y oportunidades de la educación no formal que comentábamos están presentes. Y más cuando hablamos del escultismo con un claro componente de pensamiento cristiano, donde muchos de los valores casan completamente con la Convención y son compatibles y coherentes con los derechos de niños y niñas. El escultismo no tiene problemas para sentirse bien con la Convención y es una oportunidad para poder profundizar y vivir en esos principios que proclama.