Leyendo mapas

Una de las cosas más importantes a la hora de ir al monte, es sin duda alguna saber leer un mapa. Hoy en día, a pesar de contar con aparatos capas de triangular nuestra posición casi a la perfección, sigue siendo importante contar con mapas en papel, que nos puedan servir de referencia a la hora de movernos por el monte, más si cabe en caso de encontrarnos en lugares desconocidos.

En este post voy a intentar explicar por encima algunos conceptos a tener en cuenta cuando tenemos un mapa en nuestras manos. Lo primero es saber que un mapa es una representación gráfica de una zona concreta hecha por una persona, por lo tanto, está sujeta a posibles cambios a lo largo del tiempo. Es decir, los mapas no son eternos, los sitios y los caminos pueden cambiar, aunque no sea lo más habitual. Por lo tanto hay que usarlos como referencia, pero no como algo indiscutible.

Orientación del mapa:

Un mapa normalmente no nos servirá de nada, si no somos capaces de orientarlo correctamente. Los mapas topográficos, tienen marcado el norte del mapa. para poder orientarnos correctamente, deberemos mediante una brújula hacer coincidir el norte magnético con el norte de nuestro mapa, de forma que las referencias que podamos coger a partir de este momento en el mapa, coincidan realmente con las que veremos a nuestro alrededor.

Escala:

Otra cosa importante que debemos tener en cuenta a la hora de usar un mapa, es la escala del mismo. Esto es importante, ya que a primera vista, una distancia que no nos parece demasiado grande en el mapa, si no tenemos en cuenta la escala en la que está este representado, puede resultar un largo y agotador recorrido.

La escala de los mapas viene representada normalmente con dos números separados por dos puntos. El primer número representa la medida en el mapa, mientras que el segundo la distancia real. Por ejemplo 1:25000, significa que un centimetro medido en el mapa corresponde a 25.000 centímetros en la realidad. Esta es la escala más utilizada en los mapas topográficos.

Curvas de nivel:

Además de las distancias entre los puntos, es muy importante saber interpretar los desniveles en el mapa. Para esto se utilizan lo que se denominan curvas o lineas de nivel. Estas curvas representan zonas que se encuentran a la misma altitud. De esta forma podemos saber a que altura nos encontramos y a que altitud se encuentra el punto al que nos dirigimos. Lo más importante sin embargo no es la diferencia de altitud final del recorrido, sino que desnivel tenemos que salvar. Para ello lo que miramos es la distancia entre curvas. Contra mayor es la distancia entre dos curvas de nivel, menor es el desnivel que tendremos que salvar y por el contrario, contra más juntas se encuentren las curvas de nivel mayor desnivel y pendiente encontraremos.

Siempre debemos intentar buscar el camino que menos desnivel tenga, evitando obviamente los puntos con gran cantidad de curvas de nivel acumuladas, ya que normalmente corresponden a precipicios.

Leyenda del mapa:

Los mapas normalmente tienen lo que se denomina leyenda, que es una tablita que se suele encontrar o bien en una esquina o en la parte trasera del mismo, donde vienen interpretados los diferentes signos que aparecen en el mapa. Aquí es donde tenemos que fijarnos ya que cada tipo de camino diferente está representado en el mapa con un tipo de línea diferente. Normalmente los que más nos interesan a nosotros para salidas por el monte son las carreteras secundarias, pistas de monte y senderos.

Las primeras pueden cambiar, pero los caminos normalmente suelen aparecer representadas por lineas negras finas y continuas, mientras que los senderos suelen estar representados mendiante lineas finas negras discontinuas. Además como se puede ver en la imagen anterior, las sendas de gran recorrido aparecen marcadas con líneas rojas discontinuas.  Pero como decíamos lo mejor es consultar la leyenda de nuestro mapa en cada ocasión para no meternos en problemas.

Además de los tipos de caminos, en las leyendas podemos ver el tipo de terreno por el que trancurren los mismos, de forma que podemos tener en cuenta si nuestro camino transcurre por zona boscosa, o bien en campo abierto. Esta información puede ser útil para no acabar preparando una caminata a pleno sol sin ningún tipo sombra que nos cobije.

Finalmente, como ya he comentado anteriormente, el mapa es una herramienta que no se debe utilizar sólo, sino que hay que utilizarlo junto con una brújula, para que nos sirva para poder ayudarnos a orientarnos.

ENTREVISTA A PASCUAL SERRANO. “Sobre cada asunto existe una parte de la realidad que se oculta, otra que se exagera y otra que se distorsiona”

La última Goitibera, la que estáis recibiendo ahorita en vuestras casas, habla de la comunicación. No sólo de los grandes medios, sino también de los más txikis, de los alternativos; de lo necesario que nos resulta tener otro tipo de información, de lo bueno e importante que es la comunicación dentro de nuestras organizaciones y para nuestro desarrollo y el de nuestro entorno. Os adelantamos la entrevista que le hemos realizado a Pascual Serrano.
  • Su publicación “Desinformación: cómo los medios ocultan el mundo” es calificada por Ramonet cómo un libro de alerta.  ¿De qué nos alerta? Creo que Desinformación demuestra que lo que nos cuentan los medios no es lo que sucede en el mundo. Para ello explica cómo funcionan estos medios, repasa la actualidad informativa en diferentes regionales del mundo para dejar en evidencia la distancia entre realidad y la versión difundida y propone alternativas y formas de superar la desinformación de los medios.  
  • Dentro de esta sobreinformación a la que asistimos, una de las formas de manipulación es el silencio ¿Qué hechos cree que son las más silenciados? En cada región y sobre cada asunto existe un parte de la realidad que se oculta, otra que se exagera y otra que se distorsiona. Sobre la silenciada, si se trata de la crisis, primero se obviaron los análisis de expertos que advirtieron sobre ella y ahora las propuestas que suponen alternativas al neoliberalismo, por ejemplo la necesidad de una banca pública. En otras cuestiones como América Latina, existe un apagón impresionante sobre muchos de los logros alcanzados por los gobiernos progresistas que ahora existen en esa región.
  • La sobreinformación provoca ,de alguna manera, que los medios omitan las causas y el contexto de los hechos. ¿Si incluyéramos ambos aspectos sería suficiente para un modelo menos cruel e impune? Incorporar causas y contextos ayudaría mucho a comprender el mundo. Pero también hay que advertir que los contextos tampoco son neutrales, son fácilmente manipulables. No obstante mejoraría mucho la situación si cuando se hablase, por ejemplo de Somalia, se explicase por qué hay hambre en Somalia y no se limitaran a recrearse con imágenes de pobreza y desnutrición que desaparecen una semana después. 
  • ¿Qué tipo de modelo informativo promueve usted? La respuesta es muy larga, y tampoco yo tengo la solución magistral. Básicamente propondría menos mercado y más democracia y participación social. Eso sólo se puede hacer con la implicación y compromiso del Estado, mediante legislaciones que permitan que los medios comunitarios y alternativos tengan un espacio en el panorama mediático, con recursos públicos al servicio de estos proyectos comunitarios, con el desarrollo de medios de comunicación públicos plurales y participativos y con medidas destinadas a limitar los oligopolios y la concentración de medios y garantizar la veracidad de las informaciones. 
  • ¿Estar informado para qué?
    La democracia es incompatible con un ciudadano que desconoce la realidad que le circunda, cuáles son las decisiones que toma su gobierno y con qué consecuencias, qué problemas tiene la sociedad más allá de las que individualmente uno sufra, qué injusticias sufren otras personas, cómo podemos participar en su resolución, en qué medida nuestras acciones diarias influyen en determinados acontecimientos, etc… Por supuesto se puede vivir desconociendo todo eso, pero no estaríamos en democracia y probablemente fuésemos cómplices de muchos crímenes por nuestra ignorancia.

    Por supuesto se puede vivir desconociendo […] pero no estaríamos en democracia y probablemente fuésemos cómplices de muchos crímenes por nuestra ignorancia 

  • ¿Cuáles son las claves sobre las que se debería trabajar para conseguir una comunicación que favorezca el desarrollo humano? Dicho de otra manera: ¿qué hay que hacer para que el poder económico esté supeditado al informativo? Lo mismo que para que el poder económico esté supeditado al poder democrático, a los derechos humanos, a los derechos sociales como la salud o la educación: crear legislaciones que pongan coto al poder económico. El neoliberalismo se está caracterizando por abandonar la esfera pública, las responsabilidades de los estados, las competencias del poder democrático y dejarlo todo ello a merced del poder económico. Por eso denunciamos que gobiernan los mercados y también que informan los mercados.
  • En su libro habla también de la ciudadanía crítica. ¿Cómo se puede mitigar la frustración de las personas que se sienten engañadas? Señalándoles las vías para cambiar y exigiéndoles su participación en la movilización para pedir esos cambios. En América Latina se está avanzando mucho. Eso está sucediendo porque hay gobiernos dispuestos a anteponer la democracia al poder de los grupos empresariales de comunicación y porque hay sociedades presionando a esos gobiernos para que lo hagan y defendiéndoles ante los poderes empresariales cuando es necesario.
  • Las redes parece que han servido en los últimos tiempos de contraataque a la dictadura mediática en la que vivimos. Las manifestaciones contra el Golpe Militar de Honduras, Libia, los movimientos del 15M… ¿Cree usted que estamos ante un nuevo modelo que es capaz de aunar participación, activismo e información? ¿Qué lectura hace? No. Las redes sólo son información. Eso no es poco, pero la organización social y la movilización se hace fuera de las redes, fuera de nuestra mesa frente al ordenador. Como siempre ha sucedido es necesario organizarse y movilizarse en la calle. 
  • ¿Cómo se informa usted? ¿Cuáles son sus imprescindibles?  Puesto que no podemos saber de primera mano la mayoría de las cosas que suceden en el mundo, es inevitable confiar en alguien, bien en proyectos de comunicación (medios) o personas especializadas concretas. La primera acción es saber quién está detrás de cada medio para detectar sus dependencias y servidumbres. Mi libro “Traficantes de información” explica la propiedad de los grupos de comunicación españoles y sirve para saber a qué intereses sirven. Entre los medios de comunicación que merecen mi confianza yo destacaría Le Monde Diplomatique y en internet Rebelion.org. De lo canales de televisión de ámbito nacional no me interesa ninguno, no creo que valga la pena tener televisión para eso. Creo que la complejidad de algunos asuntos y el ritmo trepidante y superficial de los medios exige que, en muchas ocasiones, optemos por un libro mejor que el goteo de noticias superficiales diarias. Otra opción es seguir a determinados analistas que merecen nuestra confianza (Robert Fisk, Ignacio Ramonet, Maurice Lemoine, Juan Torres, Noam Chomsky, Naomi Klein, Eric Toussant…) o las posiciones de organizaciones sociales que
    cuentan con una trayectoria digna y honorable (Ecologistas en acción, ATTAC… )
  • ¿Nos podría hacer un resumen de las últimas noticias que usted considere más importantes?  La consideración de importante es muy subjetiva, depende de mis inquietudes y circunstancias personales. No es por tanto exportable a otros ciudadanos. En este momento me preocupa saber quiénes son los nuevos gobernantes en Libia, cuáles son las propuestas alternativas a la crisis económica que no explican en los medios, qué sucede en China, cómo afrontan la crisis las nuevas potencias emergentes como Brasil, India o Irán, y cómo se movilizan los ciudadanos europeos ante las agresiones sociales de sus gobiernos y mercados.  
  • ¿Qué les diría a los y las futuras periodistas? ¿A la ciudadanía pasiva? ¿Y a los y las agentes de transformación? Que leyeran mis libros (no es necesario que los compren) porque en las líneas de respuesta a una entrevista no cabe nunca una solución a los problemas complejos. 

CONCURSO FOTOGRÁFICO HASI ETA HEZI

  1. Participantes:
Convocatoria abierta. Podrán participar todas las personas que lo deseen.
  1. Descripción del concurso:
El objetivo del I Concurso fotográfico Hasi eta Hezi es la presentación de fotografías bajo la temática de la Educación. El título del mismo es: “La educación: base de la transformación social”.
  1. Presentación de los trabajos:
Las fotografías presentadas deberán ser originales e inéditas, y no haber sido premiadas en ningún otro concurso. Las personas participantes deberán de ser los autores o autoras de las obras presentadas. Asimismo, podrán presentarse un máximo de 2 obras por persona, realizadas tanto con cámara digital como analógica; y podrán ser presentadas en blanco y negro o en color.
El tamaño será de 20×30 cm y deberá ir pegado sobre una cartulina negra de 25×35 cm.
La obra se presentará en sobre cerrado sobre el que se escribirá en su exterior “I Concurso fotográfico Hasi eta Hezi”. En el interior del sobre se deberá incluir una tarjeta con los siguientes datos:
Nombre y apellidos del autor o autora

Título de la obras
Email
Dirección
Teléfono de contacto
El título de la obra deberá aparecer también escrito al dorso de la cartulina negra.
Si la misma persona presenta más de una obra, deberá seguir el mismo procedimiento anteriormente explicado con cada una de las obras presentadas.
  1. Entrega de las obras:
Las obras podrán presentarse bien personalmente o a través de correo ordinario a la siguiente dirección:
GOITIBERA ALDIZKARIA
Plaza Barria 4, 3º
48005 Bilbao
 Bizkaia
El plazo de presentación de las fotografías finalizará el 12 de Diciembre de 2011 a las 12:00 de la mañana. Serán aceptadas todas las obras recibidas por correo cuya fecha de matasellos sea igual o anterior a la fecha límite.
  1. Propiedad de las obras:
Goitibera Aldizkaria tendrá el derecho de copia, publicación y exposición de las obras presentadas, sin que ello suponga daños ni perjuicios ni sean exigibles derechos de autoría.
Una selección de las fotografías de los y las participantes serán expuestas en la sala Hika Ateneo de Bilbao desde el 30 de Enero al 5 de Febrero de 2012 (ambos inclusive). Los trabajos no premiados podrán retirarse a partir del 1 de Marzo de 2012 en las oficinas de Goitibera Aldizkaria. Así pues, los trabajos no retirados a fecha de 1 de Abril de 2012, quedarán en propiedad de Goitibera Aldizkaria.
  1. Premios:
Habrá dos premios repartidos de la siguiente manera:
Un primer premio de 300 Euros.
Un segundo premio equivalente a material fotográfico
No se podrá ganar más de un premio por autor o autora
  1. Jurado:
El jurado será asignado por la organización y de la que formarán parte tanto componentes de Goitibera Aldizkaria así como distintas personas relacionadas con el ámbito artístico, cultural, educativo y fotográfico de Bizkaia.
  1. Fallo:
El fallo del jurado se hará público el día 27 de Enero de 2012 y se publicará tanto en el blog de la revista http://www.goitibera-aldizkaria.blogspot.com/ así como en las distintas redes sociales. El jurado podrá declarar desiertos los premios que considere necesarios, si a su juicio, y con el objetivo de salvaguardar el nivel del concurso, las obras no presentan la suficiente calidad o se alejen del tema que se trata.
  1. Observaciones:
El hecho de presentarse a este concurso implica la aceptación de las bases.

La organización no se responsabiliza de la pérdida o deterioro que pudieran sufrir las obras en su envío. Los trabajos que no cumplan las bases anteriormente citadas no serán admitidas.